Peregrino significado bíblico

peregrino biblia

Definición. El significado bíblico de peregrino se refiere al término cuya etimología nos lleva a la lengua latina (peregrinus). El concepto se utiliza, para nombrar al sujeto o persona que realiza un recorrido por regiones desconocidas por él. Por lo tanto, en su uso más habitual, se encuentra vinculado a la religión.

En consecuencia, un peregrino es la persona que decide hacer un viaje extenso para llegar a un templo o lugar sagrado. Este acto suele tener un simbolismo de muestra de fe y compromiso con Dios. En consecuencia, la idea religiosa del peregrinaje se asocia a la vida como un camino a recorrer.

En algunos casos, el peregrino es alguien que está penando e inicia su trayecto de tal forma para reparar sus faltas. También hay algunos que desarrollan la travesía a modo de promesa. Así que en la época medieval, los peregrinos católicos solían dirigirse hacia Jerusalén, Roma o Santiago de Compostela.

Estos destinos aún se mantienen, sobre todo la ciudad española, en la que se afirma que reposan los restos del apóstol Santiago el Mayor. A lo largo de la historia, el Camino de Santiago lo recorrieron muchas personas importantes, como reyes, duques, obispos y científicos. Por tanto, veamos algunos de los personajes bíblicos que tuvieron un desenlace histórico nómada.

Peregrinos en la Biblia

En los pasajes de la sagrada escritura encontramos que Jacob dijo: 'La edad de mi peregrinación son ciento treinta años' (Gen 47:9). Desde ese punto de vista, se consideraba la vida como algo efímero, que iba en camino hacia la otra. Además, los santos de Dios del Antiguo Testamento confesaban que eran extranjeros sobre la tierra (Heb 11:13).

En la sagrada escritura se hace alusión a la condición de forasteros y peregrinos que los cristianos tienen durante su paso por este mundo (1 P. 2:11). Ya que se dice que la ciudadaní­a del creyente en Dios está en los cielos, donde se encuentra Cristo resucitado.

Es así como se participa del noble carácter de aquellos testigos de Dios. Debido a que en el pasado, realizaban este acto en busca de la ciudad celestial, habiendo salido del mundo terrenal. Residiendo como extranjeros y peregrinos en la tierra que les habí­a sido prometida (He. 11:8-10, 13-16).

Durante este momento de nómadas el Señor enseña a los creyentes a conocerle a él y también para que se conozcan a sí­ mismos. Durante la peregrinación del cristiano, este tiene el privilegio de actuar como 'embajador' de Cristo ante un mundo que lo ha rechazado

Subir