Pelea significado bíblico

pelea dios evangelio

Definición. El significado bíblico de pelea es lucha, denota entrar en competencia y dar el más alto rendimiento. Tiene la capacidad de ser buena o pecadora, sin embargo, en la Biblia no vemos que la lucha sea errónea. El objetivo de esto es la justicia o maldad, recordando que Dios batalló en nombre de su pueblo.

Pelea, podría referirse a algo físico o espiritual, aunque estos conflictos pueden estar destinados a establecer un dominio, por encima de una enemistad. Se puede tratar de una oposición humana, pecados, o Satanás. Al referirnos a combatir, estamos indicando que se trata de un esfuerzo, puede ser emocional, físico, mental o espiritual.

¿Es malo pelear?

Dependen los motivos por los cuales se combate, si se trata de discutir por el evangelio, esto es algo por lo que vale la pena luchar. Aunque, los cristianos no deben pelear, pues la única disputa permitida para estos es por la paz. Tener en cuenta que en Romanos 13:2 nos encontramos con que no vale la pena contender contra el gobierno, pues nuestro gobernador es Cristo.

Suele ser cierto que la pelea es signo de que algo va mal en la vida. Hay que preguntarnos ¿Cuál es la razón de la pelea? Es común que estás san causadas por batallas internas. Desear lo que no tenemos, codiciar y estar tristes por no obtener lo anhelado es humano. Sin embargo, la solución es pedirle a Dios, y así puedes recibir lo que él desea darte.

El llamado a la pelea

Los cristianos sí se convocan a pelear cuando es necesario si se trata de proteger a los más inocentes. Es preciso defender el hogar de uno si estamos siendo agredidos, así tengamos que luchar de forma física. Un ejemplo de esto, es los cristianos, quienes nunca se han llamado como pecadores.

Cuando se enfoque en una pelea espiritual, se soluciona de manera única contra el pecado, las doctrinas y prácticas incorrectas que nos rodean. Es justo querer mantenernos fuertes en la buena batalla. Comprometernos firmes con la palabra y el poder de Dios, evitando los pecados.

Es la mejor forma de pelear de modo espiritual. Se trata de guerrear la buena batalla, adquirir conciencia de que debemos acelerar el paso. Defender a aquellos que quieran imponer falsas doctrinas. Es necesario no abandonar el profetizar el mensaje de la cruz, es importante dejar la ignorancia. Guiarnos hacia Jesucristo, y obtener la vida eterna.

Subir