Purim significado bíblico

purim

Definición. El significado bíblico de  Purim hace referencia a una celebración que tiene lugar los días 14 y 15 del mes Adar. El cual es el último mes del año Judío. También se le conoce como las fiestas de las suertes.

Origen del nombre Purim

La expresión procede de la acción que emprendió, el primer ministro del rey Asuero. Este hombre conocido como Hamán, echó suerte con el propósito de establecer día para exterminar al pueblo Judío. Era un adorador de dioses falsos, de allí que acudiera a la adivinación y hechicería.

Echó suerte o pur para saber cómo acabar con un pueblo que odiaba. En el año duodécimo del rey, el 13 de Nisán, se enviaría el decreto a todas las provincias y distritos con la orden de asesinar a los Judíos. La aprobación de aquella ley, procedía de Hamán. Esta celebración de Purim, la siguen realizando los Judíos.

Hoy tiene connotación más profana que religiosa. En ellas abundan los excesos, muy alejados del propósito cuando se instituyó en la época de Ester. En aquella ocasión, la reina y su primo, Mardoqueo, llevaban a cabo esa celebración para dar honra al todopoderoso. Les recordaba la liberación del pueblo por parte de Dios, de la conspiración de Hamán.

Propósito de la festividad de Purim

Se cree sea un nombre colado de forma irónica. Para recordar el Día de la Liberación de la nación de las manos del malvado Hamán. Por orden de Mardoqueo, se les dijo a los habitantes, celebrar todos los años, los días 14 y 15 de Adar esa fiesta. Luego, la reina Ester, confirma la observancia de tal festividad.

Esta se tenía que hacer anual y en su momento señalado. Todas las generaciones y distrito de la ciudad de los judíos debían efectuar. La liberación de los habitantes de ese tiempo, procedía de Jehová, el Dios de esa nación. Tanto la reina como Mardoqueo servían a este creador.

No se debe relacionar la fiesta del Purín con la Pascua. Porque la primera, tenía que ver con la sinagoga de la localidad y no con el templo de Dios. Además, se celebraba en el mismo lugar de residencia y no era necesario subir a Jerusalén. Por lo que la celebración de la Pascua es una conmemoración distinta.

Los judíos que aún participan en esa festividad, dedican el día 13 para recordar aquellos sucesos como un día de ayuno. Donde no realizan ningún trabajo forzado, ni actividad comercial.

Subir