Aridata significado bíblico

aridata

Definición. El significado bíblico de Aridata, es uno de los hijos de Hamán y cuyos registros se nos revelan a lo largo del libro de Ester. Tal término viene del hebreo Arîdâthâ que se traduce en español como Dios persa o regalo de Hari.

Ahora bien, al padre de Aridata se le reconoce porque tuvo diez hijos y fue uno de los enemigos más tenaces en contra de la sociedad judía. Sus actos fueron viles ante los ojos del Creador y a causa de ello, sufrieron un terrible destino en donde se les dio muerte. Más, los que les derrotaron, no tocaron sus bienes y pertenencias.

Hamán y Aridata

En primer lugar, Hamán fue un dignatario de la corte persa que estuvo al servicio del rey Jerjes. De tal modo, podemos observar en Ester 3:1, lo siguiente.

'Después de que estos sucesos acontecieran, el rey Asuero le engrandeció al hijo de Hamedata agagueo, y lo honró, y puso su silla sobre todos los príncipes que estaban con él.'

Con estas palabras, el autor se refiere a Hamán, quien era hijo de Hamedata y miembro de la dinastía que llevó el nombre de amalequita.

De tal modo, podemos afirmar que Aridata contaba con descendencia real. Aunque, todos ellos no se ganaron el favor de la estirpe de Mardoqueo.

El odio del padre de Aridata hacia los judíos

Existe una razón por la cual el padre de Aridata sentía un repudio intenso y estaba en contra de la población judía. Esto tenía que ver con su procedencia amalequita y por los decretos que el Creador estableció en de su pueblo.

Tal y como puede visualizarse en las siguientes líneas de Éxodo 17:14-16 'Y Dios dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro, y di a Josué que raeré del todo las vivencias de Amalec de debajo del cielo.

Y él edificó un altar, y dijo: Por cuanto su mano se levantó contra el trono de Dios, el Señor tendrá guerra con él por cada una de sus generaciones'.

Así pues, se aprecia la forma en la que el Altísimo decretó el extermino de aquel pueblo que tenía que ver con la iniciativa de atacar a los israelitas mientras se encontraban por su paso en el desierto.

A pesar de que a Hamán padre de Aridata se le proclamó por siervo del rey Jerjes, sufrió un terrible destino el día en el que despreció al judío llamado Mardoqueo. Lo que, trajo consigo su muerte y la de sus descendientes.

Subir