Arfad significado bíblico

arfad

Definición. El significado bíblico de Arfad, es una ciudad que conquistó el rey asirio Tiglat-pileser III. Su territorio estaba cercano a la parte norte de Siria y de este modo se le asocia en la mayoría de registros antiguos que se tienen de la época.

Ahora bien, existen numerosas citas bíblicas que nos hablan de esta palabra. La primera, la conseguimos en 2 Reyes 18:34-35, de tal manera 'Y en la época de Jeremías, Arfad perdió todo su poder.'

En segundo lugar, se ve en Jeremías 49:23 del siguiente modo 'Acerca de Damasco. Se confundieron Hamat y Arfad, porque oyeron malas nuevas; se derritieron en aguas de desmayo, no pudieron sosegarse.'

Por su parte, la vemos referenciada también en Isaías 37:13 '¿Y dónde está el rey de Hamat, el de Arfad, y el de la ciudad de Sefarvaim, de Hena y de Iva?'.

Como podemos observar, siempre se le mencionaba en conjunto con otras locaciones de Siria. Sin dejar de lado, que la importancia de estas palabras tienen que ver con los sentimientos de los soldados de la época.

Puesto que, ellos se sentían orgullosos de pelear la batalla y de las victorias que obtuvieron en los días de Ezequías. Por tal razón, se preguntaban de manera recurrente en dónde se encontraría el Dios de Arfad y el de Hamat. Puesto que, no hicieron nada para defenderles y librarles de sus manos en el día de la guerra.

Relevancia de Arfad en la Biblia

Tenemos que Arfad fue una ciudad-estado arameo bastante importante dentro de los registros antiguos que se precisan de la época. Aunque en la actualidad se le reconoce por Tell Erfâd, apareció numerosas veces en las citas bíblicas del antiguo testamento.

Más que todo, se habla respecto a su destrucción en mano de los asirios. Entre los nombres más reconocidos, figura el de Adad-nirari III y Asur-dan III en el período de 806 y 754 antes de la llegada de Jesucristo.

Tales personajes causaron gran iniquidad allí y acabaron con la mayoría de sus habitantes en las disputas y guerras que se llevaron a cabo con el cuerpo de soldados.

Más adelante, existió un hombre llamado Tiglat-pileser III que logró conquistar a Arfad por medio de su ejército.

Por lo tanto, decidió convertirla en una provincia asiria en la cual se llevarían a cabo actividades comerciales y de la tierra que beneficiaran a los habitantes que allí residían. No obstante, sus pobladores volvieron a rebelarse pasado un tiempo.

Subir