Amav significado bíblico

amav

Definición. El significado bíblico de Amav, es la forma en la que los antiguos llamaban a una tierra que perteneció al apóstata profeta Balaam. El término viene del hebreo Ammaw o Ammôn, pero hasta la fecha no se conoce una traducción precisa en español con la cual pueda definirse.

Por su parte, a Amav se le identificó como una región que se situaba entre Alepo y Carquemis. Y desde allí, los hechos más resaltantes fueron los que dejó en su paso por la tierra el personaje de Balaam.

Amav y Balaam

Sabemos que esta región se asocia de manera directa con el nombre de Balaam, quien en vida fue un profeta pagano al que le hicieron venir de Mesopotamia. Todo ello, porque el rey de Moab deseaba conocerle y encomendarle la misión de maldecir al pueblo de Israel.

Sin embargo, según los relatos se dice que Balaam de Amav en lugar de desatar cosas malas como se le había encomendado, les dio miles de bendiciones a estas personas.

A pesar de estos sucesos, en algunos versículos del libro de los números se nos presenta a Balaam como un opresor que incitó al pueblo de Israel a caer en la idolatría de falsos dioses. Además, se comenta que fue una figura de autoridad con la capacidad de maldecirles.

De todas formas, Balaam de Amav cumplió con la voluntad de Jehová y no con la del rey que le deseaba el mal a su pueblo. Pues, Dios se le apareció en un sueño por medio de un ángel y le dijo que no se sentía orgulloso del camino que llevaba. Sin embargo, y pese a que su viaje le disgustaba, le dio la oportunidad de hacer las cosas bien.

Enseñanzas de Balaam en Amav

Sabemos que el Eterno no se sintió feliz con los actos que Balaam llegó a cometer en su camino, pues, le parecía que iba por el lado de la perversidad. De todos modos, decidió ayudarle y recompensarle si efectuaba lo que el Padre Celestial le encomendaba.

Es por eso, que la historia de Números nos dice que Balaam tuvo que tomar una importante decisión. Sobre todo, cuando el rey de Moab lo condujo hacia sus aposentos con la finalidad de sonsacarle para que los moabitas derrotaran en el campo de batalla a los hijos de Dios.

Como podemos ver, es esencial no desviarnos del camino del Padre Celestial, a pesar de las tentaciones que se nos presenten.

Subir