Aretas significado bíblico

aretas

Definición. El significado bíblico de Aretas, es suegro de Herodes y rey nabateo. Claro que, también existieron otros gobernantes que llevaron a cabo su dominio en esa ciudad. Por su parte, la mayoría de registros que se tienen se encuentran en el segundo libro de Corintios y en el de los Hechos.

Tal término nabateo quiere decir virtuoso o agradable. Además, se sabe que uno de los oficiales de Aretas intentó apresar a un hombre reconocido cuando se encontraba en Damasco.

En tanto que, algunos esparcieron rumores respecto a sus asechanzas con el fin de que llegara a oídos de Saulo. Razón por la cual, comenzaron a guardar las puertas durante todo el día con el fin de perseguirle y matarle.

En cuanto al pueblo que gobernaba Aretas, se dice que eran semitas y que una de sus ciudades más reconocidas fue Petra.

Estas personas en un inicio fueron nómadas, pero decidieron establecerse allí y colocar sus caravanas. Pues, pensaban que se trataba de una zona estratégica que les favorecería en sus actividades económicas.

Más adelante, los nabateos comenzaron a ver surgir a los diferentes reyes que se proclamaron y le conquistaron. Asimismo, el rey Aretas IV se enfrentó a una guerra contra Herodes Antipas debido a una disputa con su hija y un asunto fronterizo.

Aretas reyes nabateos

Es importante destacar, que Aretas fue el nombre de cuatro reyes nabateos. El primero se reconoce por su mandato en el año 169 a. C. Mientras que el segundo y el tercero lo hicieron entre el 96 y el 18.

El cuarto fue el padre de una mujer que se casó con Herodes Antipas y de quien se habló mal en la ciudad debido a que se enamoró de Herodias.

De este último personaje es que se aprecia la siguiente línea de Hechos 9:24 'Pero sus asechanzas llegaron al conocimiento de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarle'.

Asimismo, la hija de Aretas IV causó el inicio de una guerra de venganza contra Antipas y este último, le pidió ayuda a Tiberio.

Sin embargo, el emperador decidió castigarle mandando a un hombre llamado Vitelio que se encargaba del mandato de Siria.

De igual manera, la expedición no se pudo concretar y de tal modo, el rey nabateo no sufrió daño alguno sobre su integridad. Aunado a ello, parece que Calígula sintió empatía por él y le confirió el control de Damasco.

Subir