Muralla significado bíblico

murallas jerusalen

Definición. El significado bíblico de muralla es el nombre que recibe una constricción grande alrededor de una ciudad o pueblo. Se usa para defender el territorio de posibles ataques e invasiones.

Una gran parte de las poblaciones de los tiempos antiguos poseían estas murallas, con el fin de proteger el terreno. Puesto que en las épocas pasadas, las guerras abundaban y se buscaba la conquista de aldeas con el objetivo de adquirir esclavos.

Muralla en las sagradas escrituras

El término muralla en la Biblia se emplea con frecuencia para hablar de Jericó, una locación cerca de la tierra prometida. La cual, contaba con una edificación circular doble que cubría cada espacio de la ciudad.

Entre ambos muros se edificaron casas y se establecieron mercados, pero la disposición original es que se tuviera una defensa duplicada. Dentro, se encontraban una gran cantidad de moradas a salvo.

No obstante, a pesar de que la impresionante estructura era de ladrillo sólido y se pensaba que era imposible de destruir. El poder de Dios fue capaz de derribar la muralla y así dejar pasar al pueblo israelita en el éxodo.

Según la historia, el séptimo día, los soldados dieron vueltas por todas las paredes sonando sus trompetas. Al mismo tiempo que los sacerdotes y los demás individuos gritaban con estruendo.

Muros en Jerusalén

El establecimiento de los judíos también se mostraba cubierto por murallas altas, las cuales tenían 8 puertas de acceso y 34 torres. En estas estancias se colocaban arqueros y su objetivo era no dejar pasar a ningún ejército.

Así pues, cuando llegaba el momento de la batalla, estos hombres disparaban flechas y abatían a una gran cantidad de personas. No obstante, estas maniobras no se equipararon a la brutalidad de los babilonios. Quienes echaron abajo estos fuertes cimientos.

Una vez que este gentilicio volvió a recuperar su lugar, se dedicaron de manera urgente a reconstruir la muralla. Puesto, que no podían vivir allí sin estar guardados de cualquier otra avanzada.

Fue Nehemías quien se encargó de las reparaciones junto con un puñado de personajes. Las obras se completaron en 52 días, ya que trabajaron con premura.

En el libro del Apocalipsis se describe a una ciudad celestial que cuenta con una muralla, que puede ser simbólica o tal vez real. Dispersas se pondrán 12 portones con el mismo número de ángeles. Además de los nombres de los apóstoles que acompañaron a Jesús en su misión.

Subir