Merarí significado bíblico

merari

Definición. El significado bíblico de Merarí es ser amargo. Este hombre era uno de los hijos de Leví y nieto de Jacob. Al parecer era el más joven de sus hermanos; esto se deduce por el orden en el que se le menciona en los distintos registros que aparecen en las santas escrituras.

¿Dónde vivió Merarí una gran parte de su vida?

Jehová mediante José, el hijo de Jacob, profetizó que en un tiempo llegaría un período de hambre por la región. Esto afectaría no solo a los egipcios, sino a sus vecinos. Por eso, el faraón encargó a este hombre, recolectar todos los alimentos posibles durante los siete años de prosperidad.

Cuando la hambruna se agudizó, los hijos de Jacob fueron a Egipto a comprar provisiones y se reencontraron con su hermano. José les pidió que trajeran a su padre y todos sus familiares a vivir en esta tierra. Merarí uno de sus sobrinos por medio de Leví, hizo el viaje a su nuevo hogar.

Al entrar en el país, se censó a todos los miembros de casa de Israel, así que Merarí estaba entre las setenta almas que se establecieron en la nación extranjera. En las santas escrituras no se indica cuántos vivió este hombre, pero se presume que murió allí, ya que el pueblo permaneció en ese sitio mucho tiempo.

¿Qué pasó con la familia de Merarí?

Cuando la nación de Israel salió de Egipto, todos los descendientes de Leví, incluidos los hijos de Merarí andaban en la caravana. Después de un tiempo, Jehová decidió que debían hacer un tabernáculo que pudiera ser transportado por todo el camino y donde permaneciera el acto del pacto. Dios escogió a los levitas para que realizaran el servicio sagrado en la tienda.

Moisés, bajo la guía divina, le asignó a cada casa paterna de la tribu de Leví una labor específica. Algunos debían transportar el arca, otros los instrumentos, entre otras cosas. En los días de David, el rey reorganizó las funciones de los levitas. A los hijos de Merarí se les estipuló como los cantores del tabernáculo.

Una vez que Salomón construyó el gran templo de Jerusalén, los cantores siguieron haciendo su trabajo. Incluso después del exilio de Babilonia, los meraritas continuaron su labor como parte del servicio sagrado, asignado a su tribu. Los miembros de esta casa paterna pasaban toda su vida adulta en el lugar de adoración a Jehová.

Subir