Mazmorra significado bíblico

mazmorra

Definición. El significado bíblico de mazmorra es el nombre que recibe una prisión subterránea, usada en tiempos remotos de la historia. Tal término proviene del idioma árabe, como matmúra, que más tarde en nuestro idioma se traduce mazmorra. En este lugar se encerraban los condenados a muerte, los cuales en ocasiones nunca salían de ella, debido a que morían allí.

Las mazmorras eran construidas debajo de castillos o fortalezas, sitios oscuros que para acceder a ellos debían recorrerse largos túneles. El prisionero se encontraba en una situación de completo aislamiento, sometido a intensas torturas y encadenado. Además de esto, se topaban con osamentas de presos que murieron allí, destino que ellos también corrían. Entre el frío y el miedo por todo lo que les rodeaba, desataba una muerte lenta, sin límites.

Finalidad de la mazmorra como prisión

El principal objetivo de este sitio era infligir dolor a través de intensos maltratos, fuera de la percepción de los demás. Esto era posible porque se encontraba ubicada a varios metros bajo tierra, también para dificultar huidas. Las mazmorras ya son parte del pasado, solo quedan algunas ruinas con vestigios de este sitio de tormento. Cadenas y grilletes pegados a los muros, que recuerdan el infierno que vivieron muchos reclusos, junto con los latigazos y diversos tipos de torturas.

En la actualidad, estas características son aprovechadas por el cine, al idear películas con esta temática. Así como también, videojuegos que buscan atraer la atención de los amantes del misterio y la aventura. Dándole un enfoque más real a cada aspecto mostrado. Lo que hace que hoy día las personas tengan una idea amplia de lo que una vez fueron estas prisiones.

Mazmorra una huella en la historia

Dentro de estos calabozos se escribe un pasado triste y aterrador de una gran cantidad de personas que terminaron su vida en ella. Otros que sobrevivieron y pudieron contar su pesadilla detrás de los muros de esta prisión. Contraste con la realidad actual, donde las leyes regulan las condiciones del condenado, a pesar de que existen cárceles de máxima seguridad.

Pero el ambiente que poseen los privados de libertad, por muy deplorable que sea, nunca podrá ser comparado a una mazmorra. Los programas de derechos humanos, creados por la civilización actual con los gobernantes, lo hacen posible. Detalle que nunca fue consentido por los reyes de la época de las mazmorras. Este hecho se debe a que las decisiones eran tomadas por un reducido grupo.

Subir