Lo-ammí significado bíblico

lo ammi

Definición. El significado bíblico de Lo-ammí es ustedes no son mi pueblo. Este fue uno de los descendientes del profeta Oseas. Es probable que su concepción se relacionara con la condición espiritual de la nación. Esto debido a la conducta similar que tenía su progenitora.

¿Por qué Oseas aceptó a Lo-ammí como su hijo?

Este hombre vivió en uno de los momentos más turbulentos de la nación de Israel, puesto que sus habitantes no cumplían con las leyes de Dios. Su actitud rebelde e insolente le desagradaba al creador. Por eso, tenía a varios portavoces en ambos reinos, para que guiaran tanto a los monarcas, como a la gente común.

La negativa del pueblo de arrepentirse de sus pecados, hizo que Jehová le ordenara a Oseas a casarse con una mujer e hijos de fornicación. Nada parece indicar que ella se prostituyera antes del matrimonio, sino que eso pasó después. La pareja tuvo un primer hijo que se presume era del profeta.

Sin embargo, por el estilo en el que se escribió los pasajes, que registran el nacimiento de los dos niños siguientes, se cree que no eran de Oseas. Es decir, Lo-ammí y su hermana los procreó Gómer con otros hombres. Cualquier persona, pensaría que el profeta debía divorciarse de su esposa infiel y adultera.

No obstante, él no lo hizo porque sabía que esto iba a pasar, ya que Jehová le había indicado que sus hijos serían producto de la fornicación. Además, eso representaba la situación repudiable en la que se encontraba la nación en sentido espiritual, los habitantes del reino de Israel y Judá.

¿Con quién se quedó Lo-ammí al separarse sus padres?

Después de que Gómer tuvo a sus tres hijos, dejó la casa de su esposo para irse con sus amantes. No se conoce con precisión cuánto tiempo estuvo afuera de su hogar. Tampoco se indica si se llevó a sus hijos. Ahora bien, las santas escrituras mencionan que ella andaba como prostituta con varios amantes. Por eso, es lógico pensar que estaba sola.

Lo más seguro es que Oseas se haya hecho cargo de Lo-ammí y sus hermanos. Después que los hombres dejaron a Gómer sola, el profeta la compro como una esclava y la hizo de nuevo su esposa. Así la familia estuvo unida otra vez. Este acto representaba la forma en la que Jehová recogería a su pueblo, después de prostituirse con las naciones.

Subir