Keren-hapuc significado bíblico

keren hapuc

Definición. El significado bíblico de Keren-Hapuc, alude al nombre de una persona de la antigüedad. El vocablo se traduce en pintura de maquillaje o cuero de adorno. Quizás porque ella acostumbraba a pintar sus ojos o debido a su belleza exterior.

¿Quién fue Keren-Hapuc?

Esta era una de las hijuelas de un siervo fiel del pasado llamado Job. Él tuvo tres hijas, entre ellas, keren-Hapuc quien era la tercera de todas. El relato bíblico señala que era una mujer de hermosa apariencia. Incluso añade que no había mujeres tan bellezas como ellas. Algunos eruditos señalan que el nombre hace referencia a una pintura que se extraía de un alga.

La cual utilizaban las mujeres de las zonas orientales para pintar sus parpados y las pestañas. Era la costumbre que tenían las egipcias. Al colorear sus ojos, los hacían ver más grandes y llamativos. Además, resaltaba su encanto y elegancia. Por ese motivo se cree que la significación del nombre de la cría de Job se deba a la extremada belleza de esa mujer.

Esta hija menor le nació al él luego de haber sufrido las distintas pruebas a mano de Satanás. El registro bíblico menciona que los primeros hijos que tuvo ese hombre, murieron. Un fuerte viento golpeó las esquinas de casa y esta les cayó encima.

Todos perecieron, puesto que se encontraban celebrando en el hogar del hijo mayor, cuando ocurrió el hecho. Por lo que tuvo que haber sido una gran bendición que Dios le permitiera tener otra  descendencia tan bella.

¿Qué dice la Biblia sobre Keren-Hapuc?

En las escrituras se narra la vida de Job. Este hombre sufrió dolorosas pruebas por el diablo, principal enemigo de Dios. Pero por mantener su fidelidad hacia Jehová, pese a todo lo que le estaba sucediendo, este lo recompensó en gran manera. El todopoderoso lo bendijo dándole el doble de lo que había perdido en riquezas y ganado

Entre esas bendiciones están sus hijos, el pasaje dice que eran diez en total. Siete hombres y tres mujeres. Tal como al principio. El nombre de las hijas era: Jemimá, Quesía y Keren-Hapuc. Igual que ellas, no se halló ninguna en toda la tierra.

Por eso, Keren-Hapuc formó parte de esa recompensa que le dio el creador. El registro también menciona que a ella, junto a sus demás hermanos, su padre le regaló tierras. Le dio terrenos como parte de su herencia.

Subir