Jota significado bíblico

jota

Definición. El significado bíblico de jota, es especie de tilde o ápice que se usa en un sentido literario. Se trata de un término griego que proviene de la raíz Keráia y que figura varias veces en los relatos bíblicos, como aquellos que aparecen en el libro de Mateo. Los que, hacen alusión a la ley de Dios que por ningún motivo debe desobedecerse.

De igual modo, podemos decir que la jota es la novena letra del alfabeto griego y también se le conocía como iota. Contaba con un gancho en su estructura y a pesar de ser pequeña, fue muy relevante cuando se trataba de cumplir los designios de la ley.

Es por ello, que la letra jota salió de la boca de Jesús el día que manifestó que todo tendría que ejecutarse según los estatutos de su Padre. Es probable que tal acontecimiento ocurriera en aquellos días en los que se encontraba predicando. E hizo referencia a los cuernecillos pequeños que la conforman y que la distinguen del alfabeto hebreo-arameo.

La jota de manera figurativa

Sabemos que la jota es la novena letra del abecedario griego y que es muy pequeña. En los casos en la que se usó de modo figurado, representó actos de poca consecuencia. En general, se le empleaba para referirse a que ningún artículo de la ley quedaría sin cumplirse por parte de los hombres que habitaban las ciudades.

Asimismo, la jota se utilizó en los tiempos antiguos en sentido figurado cuando se quería enaltecer el valor de las sagradas escrituras. Lo que nos indica, que todas las profecías que dijeron los hombres que Dios seleccionó, eran de gran importancia, a pesar de que pareciera insignificante en un principio.

Jota y tilde

La jota y la tilde fueron fundamentales en la gran mayoría de discursos arameos. Tal letra se relacionaba con la hebrea yod y con un pequeño cuerno que tenía el papel de acento. Es por eso, que se le empleó bastante. Incluso, en ocasiones, para hacer mención a la ignorancia por parte de un tercero, el que, no entendía nada de lo que se le manifestaba.

Cabe acotar, que la jota se emparentó con la letra i, porque llevaba el punto por encima y provenía del término iota. En algunas oportunidades, se le empleaba al final de los números romanos, cuando estos, contaban con  varios dígitos. Y en el alfabeto latino, se le cuenta como la décima que lo conforma.

Subir