Jonás significado bíblico

jonas profeta desobediente

Definición. El significado bíblico de Jonás se refiere al profeta que Dios envió a Nínive para proclamar su palabra. Su misión era lograr que sus habitantes se arrepintieran por su conducta pecaminosa.

Vemos en la historia, que este hombre se caracterizó por las dudas en sí mismo. Pues, no se sentía capaz de llevar el mensaje a dicha población. Este sentimiento lo arrastró a desobedecer al Señor y desviarse de su camino.

Enseñándonos las consecuencias de no seguir las instrucciones del Creador. Ya que la historia de este profeta, nos muestra que el Altísimo, tiene interesantes métodos de reprender nuestra rebeldía.

Jonás y la ballena

En la Biblia, observamos, que cuando Dios, lo comisionó para llevar el mensaje de salvación a Nínive, él decidió cambiar de rumbo. Este predicador desobediente llegó al puerto de Jope y abordó un barco hacia Tarsis. Vemos en las escrituras, que se quedó dormido mientras la tripulación sufría por una fuerte tormenta.

También encontramos en la historia, que los marineros dejaron a la suerte descubrir el motivo de la tempestad. Dios, intervino para revelar que se debía a la presencia de este. Jonás confesó haber desobedecido al Señor, pidiendo que lo lanzaran por la borda.

De inmediato el clima se calmó y las aguas se tranquilizaron, mientras Jonás estaba en el mar, un gran pez se lo tragó. Permaneció dentro del cuerpo del animal, durante tres días con sus noches. El profeta pidió perdón y prometió a Dios, cumplir su misión, así el mamífero marino, lo vomitó a la orilla de la playa.

Jonás da predicación en Nínive

Luego del altercado sufrido en el océano, Jonás retronó a su casa, ahí preparo su nuevo viaje a la ciudad pecaminosa. Estando allá, comenzó a anunciarles a sus habitantes lo ordenado por Dios.

El mensaje era, que si no se arrepentían, en cuarenta días, Nínive entera sería derrumbada por el Señor. Al inicio, nadie le prestaba cuidado, pero con el transcurrir de los días, empezó a llamar la atención de todos.

Pasado el tiempo anunciado, a Jonás lo invadió el cólera, al ver que la ciudad no era destruida. Se ubicó lejos de Nínive, para ver lo que ocurriría, cubriéndose con una pequeña choza.

Allí Dios, formo una planta de calabaza, dándole sombra al profeta y alegrándolo. Luego, envió un gusano a comerse todo, lo que lo disgustó. Haciéndole ver, que tuvo lástima por algo que él no formó. Notando que Dios, sintió pena por los habitantes que viven en Nínive y por ello no los destruyó.

Subir