Irad significado bíblico

irad

Definición. El significado bíblico de Irad, es descendiente directo de Enoc. Quien, a la vez, fue el padre de un hombre llamado Mehujael. Tal nombre viene del hebreo 'írád más no se conoce un significado concreto aún. Aunque, algunos dicen que se traduce como dragón que corrió o asno salvaje.

Asimismo, Irad se encuentra en la lista de los cainitas y la mayoría de sus registros aparecen en el libro del Génesis. Siendo, nieto de Caín y pariente de Lamec y de Tubal-caín.

Irad y la población antediluviana

Por otra parte, se considera que Irad perteneció al grupo de aquellos hombres antediluvianos que vivían en iniquidad y corrupción. Todo esto aconteció en los tiempos en los que el Señor le encomendó a Noé una gran misión. La cual, se trataba de construir un arca con el fin de predicar la palabra de Dios. Pues, este personaje tenía gran fe.

De tal forma, el Altísimo emitió su juicio para acabar con las personas como Irad, las que, albergaban maldad en su corazón sobre la tierra. Y que a la par, tenían pensamientos impuros que deseaban atentar en contra de los estatutos y ordenanzas que el Padre estableció desde el inicio de los tiempos.

Sin embargo, Noé halló gracia ante Dios y con su ayuda, salvó a la humanidad y al resto de los animales. Ya que, en el arca, entró una selección de especies que más adelante, repoblaron la tierra después del terrible evento. Asimismo, Noé dejó una descendencia de gran importancia, en la que vino Cristo al mundo.

La iniquidad de la población antediluviana

En las sagradas escrituras, aparecen relatos que nos indican el pecado, la violencia y la maldad de los hombres como Irad. Pese a ello, no existen detalles específicos del porqué Dios decidió mandar un castigo tan terrible. Lo que sí sabemos, es que el apóstol Pablo recalcó que en esa época las personas ya conocían acerca del Eterno.

Pues, era innegable su divinidad y presencia sagrada desde la creación del mundo. Un aspecto que se nos relata en el libro de Romanos y que deja por fuera todo tipo de excusa que justifique las acciones de Irad y sus vecinos.

Dios siempre dio a conocer su luz a la humanidad para que siguiesen sus estatutos y alcanzaran la vida eterna. Todo ello, se vislumbra desde Adán y Eva y su expulsión del jardín del Edén. Razón por la cual, la población antediluviana recibió su castigo y lo merecían no por ignorancia, sino por desobediencia hacia el Padre Celestial.

Subir