Instrumento significado bíblico

instrumento

Definición. El significado bíblico de instrumento, es objeto santo o sagrado. Se creó por mandato divino y se empleaba en el tabernáculo de reunión. En  él, se almacenaban más cosas como las paletas, garfios y tazones.

Por su parte, el pueblo de Israel llevaba el instrumento a las diferentes ceremonias. Entre ellas, las  de sacrificio, así como las de alabanza y adoración.

Los instrumentos sagrados solo podían ser usados por los sacerdotes ordenados para dichas tareas. En este caso, se mandó a Aarón y a sus hijos en la realización de las ceremonias. Todo ello, por decreto del Altísimo y debido al carácter sagrado de los mismos.

El instrumento y las alabanzas

En numerosas ocasiones, se pone de manifiesto la complacencia del Padre Celestial por las alabanzas. Estas se llevaban a cabo a través de los cantos y los instrumentos musicales como las trompetas, los címbalos y arpas, en señal de agradecimiento por su misericordia.

En  el caso del rey  Ezequías, su deseo era restablecer la rectitud y la adoración a Jehová. Puesto que, sus padres se revelaron en contra de sus mandamientos, trayendo con ello la destrucción de su pueblo. Es por esto, que ofreció holocausto a través de cánticos e instrumentos como los que emitían melodías para calmar la ira del Altísimo y encontrar de nuevo su gracia.

Ser instrumentos en las manos del Señor

A través de los escritos bíblicos, se expresa el deseo del Eterno de que seamos instrumentos  en sus manos, para llevar a cabo su obra en la tierra. Bien sea de manera específica o con una tarea en particular. Así como, con el simple hecho de llevar una vida apegada a los mandamientos y enseñanzas que él nos dio.

En la Biblia, se pueden encontrar relatos de fieles siervos de Dios, llevando a cabo grandes tareas encomendadas para grandiosos fines en su obra aquí en la tierra. Tal es el caso de  Saulo de Tarso, quien fue perseguidor de cristianos y al que Jesús eligió como instrumento para llevar el evangelio en su nombre a los gentiles y a reyes extranjeros.

En nuestros tiempos, no se presentan ocasiones de ser instrumentos en manos del Señor que impliquen sacrificio y persecución. Sin embargo, se nos encomienda comportarnos de manera justa con nuestros hermanos menos favorecidos. Así que, siempre que podamos influir en la vida de los que no rodean con una ayuda desinteresada, estaremos obedeciendo los mandatos del Señor.

Subir