Tañer, tañedor significado bíblico

taner tanedor

Definición. El significado bíblico de tañer, tañedor es teclear o llevar el ritmo con un instrumento musical. El tañedor, por lo general, podía ejecutar melodías tanto en flautas como en cuerdas. Por lo que, su función se emparentaba con alegrar las celebraciones en las que participaba la gente.

Se sabe que la música y el oficio de tañer, se relacionan bien con los acontecimientos más importantes de la vida. Incluso en los tiempos antiguos, acompañaba a los hombres y esto no escapa de los sucesos bíblicos. Además, el tañedor ayudaba a la gente cuando expresaba sus sentimientos a través de un instrumento.

Función del tañedor

En los tiempos antiguos, quien se encargaba de tañer permitía a los hombres crear un estado de conciencia elevado. Todo ello, con el fin de inspirarse y profetizar la palabra de Dios a sus fieles y seguidores. Por eso, el tañedor adquiría buena reputación y era popular entre los pobladores.

De hecho, Eliseo fue uno de los personajes de la Biblia que solicitó la presencia de un tañedor, con el fin de que el Padre se comunicara con él. Después de que se efectuó el acto de tañer, Dios acudió a él y le profirió su palabra para que la diera a conocer a los hombres que allí se reunían.

Tañer y las experiencias divinas

Sabemos que el tañedor era un músico dotado de inspiración procedente del Altísimo. Se caracterizaba por poseer el don de las artes que se refleja en el cielo. Pues, existe una atmósfera en la que sobresalen instrumentos como el arpa o la flauta.

Es por ello, que los ángeles cumplen la función de tañer y crear un ambiente celestial en el cual se recibirá a los hombres cuando den su paso a la vida eterna. Mientras tanto, los seres humanos tañedores son capaces de representar la divinidad del Señor en la tierra, comunicando su mensaje de paz a sus semejantes.

Destrezas del tañedor

Cuando un hombre antiguo decidía decantarse por el arte de tañer, la destreza jugaba un rol relevante. Pues, no era suficiente con su deseo de querer hacerlo, sino que debía ejecutar su oficio de la mejor forma posible. De este modo, lograría ratificar al Señor y ayudar a las personas que sintieran su espíritu decaído.

Asimismo, el tañedor tenía que desempeñarse bien en varios instrumentos en caso de que los profetas solicitaran sus servicios. Sin dejar de lado, la relación estrecha que debía mantener con el Creador.

Subir