Hupim significado bíblico

hupim

Definición. El significado bíblico de Hupim, es uno de los hijos de Benjamín que también, fue jefe de familia de una tribu. Pues, se le conoce como Hufam y de allí, se dice que provienen los hufamitas. Tales registros se nos revelan a lo largo del libro del Génesis.

Por su parte, el origen del término viene del hebreo Juppîm que en español quiere decir aquel al que están protegiendo o cubriendo.

Asimismo, Hupim tuvo varios parientes, uno de los que más se nombra en las sagradas escrituras es Naaman. Sin dejar de lado, a Asbel, Bela, Gera y otros.

En el libro de las Crónicas se nos indica que Hupim y Supim fueron hijos de Hir. A su vez, a sus hermanas se les tomó por esposas y a partir de allí, comenzaron a surgir nuevas descendencias que dedicaron su vida a la adoración a Jehová.

Hupim y el censo de Israel en el desierto

Después de la plaga que Dios envió a los egipcios, el pueblo de Israel emprendió su travesía para llegar a la tierra que se les prometió.

Sin embargo, cuando tuvieron que dar su paso por el desierto, el Señor se les manifestó a Moisés y a Eleazar, diciéndoles que deseaba que se clasificara a sus hijos mayores de 20 años de edad.

La razón de ello, es que tenían que acudir a la guerra y pelear en el ejército de Israel. De este modo, tales hombres iniciaron el proceso de registro de toda la congregación que estaba presente. Esto aconteció en las llanuras de Moab, sobre el Jordán.

Es por eso, que comenzaron a surgir diversas familias en las que se encontraban la de Rubén, Esrón, Carmí, Simeón, Hupim, entre otros. Y en los hijos, se contaron más de sesenta y cuatro mil, siendo algunas más numerosas que otras.

Hupim y la repartición de la tierra

Al final la cuenta total de los hijos de Israel fue de seiscientos un mil setecientos treinta. Y apenas culminó el registro, Dios le habló a Moisés indicándole que se dieran a conocer sus heredades.

Pues, cada terreno se poseería dependiendo del número de los hombres allí presentes. En este sentido, si más eran, mejores posesiones recibirían.

Mientras que, a la hora de repartir las tierras, todo se haría por medio de la suerte, de acuerdo a los nombres de las tribus de sus padres.

De tal forma, los de Leví, Hupim, Merarbí, Gersón y otros, consiguieron lo que Jehová les prometió y luego se encargaron de repoblar la tierra.

Subir