Horeb significado bíblico

horeb

Definición. El significado bíblico de Horeb es seco o yermo. Este lugar se encuentra en una zona conocida como la montaña del Dios verdadero. En ella ocurrieron sucesos importantes para el pueblo de Israel. Otro nombre que le daban era el monte de Sinaí, ubicado en la península entre África y Asia.

Vídeo sobre el significado bíblico de Horeb

https://www.youtube.com/watch?v=rLxeFgK5-pE

Moisés recibe mensaje importante en Horeb

Cuando Moisés huyó de Egipto por haber asesinado a un hombre, se refugió en la casa de Jetró. Después de 40 años pastoreando las ovejas de su suegro, una zarza comenzó a arder. Esta se ubicaba en la región montañosa de Horeb. Un ángel le dio el mensaje de parte de Dios, que debía regresar al país donde estaban sus hermanos.

Él tendría que liberar al pueblo de Israel de la mano de Faraón y dirigirlos a la tierra que Jehová les había prometido a sus antepasados. Luego de una larga batalla contra el monarca, Moisés y su hermano Aarón emprendieron el viaje por el desierto. En una ocasión, el caudillo subió a la montaña de Horeb para hablar con Jehová.

Los israelitas, viendo que tardaba mucho en bajar, le pidieron a Aarón que hiciera un becerro de oro para adorarlo. Este acto de traición molestó tanto a su Dios, que castigó a muchos quitándoles la vida. Una vez más, Moisés subió al monte y en ese momento le dieron las dos tablas que contenían los diez mandamientos.

En una oportunidad, mientras acampaban en esta zona, el caudillo tomo su tienda y la colocó aparte del campamento. Así, todo el que quisiera consultar con él bajo la guía de Jehová lo podría hacer. Cada vez que el hombre entraba en su refugio, todos lo perseguían con su mirada y veían como una nube baja para darle la guía.

¿Qué otros sucesos se dieron en Horeb?

Cuando los israelitas estaban en Refidim, se quejaron porque no tenían agua con que calmar su sed. Le reclamaron y reprocharon por haberlos sacado de Egipto y dejarlos morir en el desierto sin comida o bebida. Ante eso, Jehová le indicó que se llevara unos cuantos ancianos al monte Horeb y con la vara que golpeó el río Nilo, lo hiciera en una piedra para obtener el vital líquido.

Mucho tiempo después, el profeta Elías se dirigió a la montaña de Horeb huyendo de la reina Jezabel. Esa mujer quería matarlo por su mensaje condenatorio. Así que, él se refugió en una retama y se quedó dormido. Un ángel lo alimentó dos veces seguidas mientras descansaba. Esto le dio las fuerzas suficientes para emprender un viaje de 40 días.

Subir