Granada significado bíblico

granada

Definición. El significado bíblico de granada, procede de una expresión hebrea: rim-móhn, que se refiere a un fruto. Este, al madurar, se torna de color granate.

Descripción de la granada

Su forma es semejante a la de una manzana. En la parte inferior, posee una copa igual a una corona persistente. Su corteza es dura que recubre una multitud de granos encarnados y jugosos. Estos tienen una pequeña semilla de color blanquecino.

En cuanto al granado, también llamado en hebreo rim-móhn alude al arbusto que es muy común su crecimiento en las zonas del Oriente Medio. Crece a una altura de 5 metros y sus ramas están cubiertas de hojas lanceoladas de tonalidad verde. Estas se extienden con amplitud y son abundantes. Sus flores son de color rojo vivo hasta el escarlata.

Las hojas son empleadas en la preparación de bebidas refrescante. Muchos usan las semillas de este fruto para elaborar jarabes, llamado granadina. Por su parte, las flores se utilizan como remedio astringente en la disentería. De allí que toda la fruta se puede aprovechar de la mejor manera. En la Biblia hay un pasaje donde se compara la piel de la sulamita a un paraíso de granadas.

Mención del término granada en las Escrituras

En la promesa que Jehová Dios le hace a la nación de Israel, señalaba que entrarían en una tierra fértil donde abundaría el trigo y las granadas. También hay referencia de la palabra cuando los espías entraron en la tierra, cortaron racimos de este y otros frutos, como muestra de lo que había en aquel lugar.

Los habitantes de la nación de Israel, conocieron esta fruta cuando estuvieron como esclavos en Egipto. De allí que en el registro del libro de Números, se menciona la granada. Por otro lado, en la Biblia se describe la vestidura del sumo sacerdote Aarón. Esta tenía un dobladillo adornado con granadas tejidas en hilo trenzado y lana teñida.

Y en la decoración del templo, los capiteles del pórtico tienen adornos con cadenas en forma de granadas. Era un fruto muy cultivado en tiempos antiguos. De hecho, de acuerdo al sitio, recibía diversos nombres. Rimón, En-rimón y Gat-rimón, eran algunos de ellos, apelativos derivados de las zonas donde abundaban.

Era una planta muy valorada por sus propiedades medicinales y diferentes usos. Por ese motivo, se le asocia muy a menudo con la higuera y la vid, que son frutos también interesantes en esa época.

Subir