Elica significado bíblico

elica

Definición. El significado bíblico de Elica, es uno de los hombres que figuro dentro de los registros del segundo libro de Samuel. Su mayor hazaña fue pertenecer al grupo de valientes que lucharon al lado del rey David.

Por su parte, dicho término proviene del hebreo Elîqâ que en español se traduce como Dios rechaza. A su vez, de Elica se dice que era un harodita, es posible que se tratase de una población en la que vivió durante la mayor parte de su vida. También se hace referencia a él al lado de Sama.

Elica al servicio de David

Es importante señalar, que en los tiempos antiguos se formó un ejército conocido como los valientes de David. Se trataba de un grupo de hombres que fueron selectos por este personaje.

Lo que, se debía a su gracia, coraje, tenacidad y sabiduría. Por todos estos motivos, es preciso alegar que Elica poseía tan excelentes cualidades.

De igual modo, Elica y los demás estaban al servicio de David como sus guardias personales. Tales héroes salían al campo de batalla cuando era necesario y si la voluntad del Señor se hacía presente.

Pues, no es un secreto que Jehová estuvo el día que el rey tomó la decisión de integrar a los que protegerían al rey.

Elica y los grupos selectos

Es por eso, que tanto Elica como los otros guerreros, estimularon a la población para que imitaran su comportamiento.

De allí, que se les seleccionara y se les clasificara en dos listas. Dado que, había una que se llamaba la de los treinta y otra la de los tres.

Con tales palabras, nos referimos a que si personas como Elica deseaban ser parte de alguna de las listas de David, era fundamental que demostraran su valor en el campo de batalla.

Aunque, no solo se trataba de eso, sino de ser sabio y asumir un rol de líder que los diferenciara del resto. Es así, que el grupo de los tres al servicio de David se consideró por ser el más aclamado o selecto.

Mientras que en la lista más amplia figuraron 37 nombres. En cuanto a Elica, es posible que perteneciera a este último.

Otro aspecto resaltante, es que cada vez que un guerrero caía muerto en el combate, de inmediato se le reemplazaba por uno que estuviese disponible.

Pues, el ejército del rey David tenía que sustituir con el fin de que pudiesen derrotar a los enemigos. Todo ello, siguiendo las ordenanzas y los preceptos establecidos por Jehová.

Subir