Debilidad significado bíblico

debilidad manos cielo

Definición. El significado bíblico de debilidad es la falta de fuerza. En ocasiones, es pasajera, ya que puede ser por causa de un día duro de trabajo, privación de dormir, embarazo, menopausia, etc. Por lo que al individuo se le imposibilita levantar peso, no poder realizar sus labores y actividades, siendo más vulnerable de padecer alguna enfermedad.

La debilidad se encuentra por todas partes en el Nuevo Testamento. Jesús les dijo a sus discípulos que, comparada al espíritu, la carne es vulnerable (Marcos 14:38). Lucas, al ser portavoz del apóstol Pablo, se refiere a los débiles, como aquellos que se encuentran en desventaja económica (Hechos 20:35). Los creyentes Corintios eran enclenques en el sentido social (1 Cor. 1:26-27).

El libro de Romanos nos dice que Jesús murió por nosotros cuando todavía éramos débiles. Es decir, impíos y carecíamos de cualquier posibilidad de merecer la más mínima bondad de parte de Dios (Romanos 5:8). Sin embargo, también somos débiles cuando oramos y nos faltan las palabras o la habilidad de poder hacerlo (Romanos 8:26).

Y así, hallamos a hermanos cristianos que son débiles y no pueden sobreponerse a juzgar a los demás sobre asuntos de conciencia (Romanos 14:1-4). De una manera u otra, todos nos hemos sentido de la forma en que la Biblia describe la debilidad.

Las debilidades enseñan al cristiano que depende de Dios y que este representa fortaleza o confianza. Por lo que en cada situación difícil o peligrosa en que se halla el ser humano recurre ante él para suplicarle ayuda, protección y fuerza.

La debilidad en la personalidad

Esta condición caracteriza el carácter de una persona, que se muestra dominado o sin poder de decisión. Por lo que muchas veces son objeto de manipulaciones o engaños. Por otro lado, la debilidad es la afición o cariño que un individuo siente por algo o alguien.

Si hubiese alguna explicación más amplia de la debilidad, sería la de poseer cierta carencia. Ser vulnerable significa que no tenemos lo que hace falta, que no somos soberanos, ni omniscientes ni invencibles. No andamos en control de la situación, no lo sabemos todo y es por eso que podemos ser impedidos.

Ser blandengue significa que estamos necesitados de Dios. Y el clamor por mi propia alma y por la suya, es que abracemos la debilidad en nuestras vidas, en lugar de despreciarla.

El significado bíblico de debilidad se refiere a un aspecto de la personalidad de alguien que es enclenque o sin poder de decisión. Esta palabra proviene del vocablo latían 'debilis'. La debilidad es sinónimo de agotamiento, extenuación o flaqueza.

Subir