Rectitud significado bíblico

rectitud obediencia justicia

Definición. El significado bíblico de rectitud se refiere a la integridad de espíritu de los seres humanos. Esta honestidad la podemos ver en el comportamiento de la persona, ya que la seriedad se refleja en las acciones que hace durante su vida.

Entonces, esta conducta humana se caracteriza por la justicia y equidad, puesto que impide la deshonra del espíritu. De ese modo, se mantiene intacta la moralidad del ser. Siendo esta una de las formas de preparar el alma para el juicio final.

El mayor ejemplo de integridad que nos presenta la Biblia es Cristo. Pues, este en ningún momento corrompió por las tentaciones de Satanás. Además, no permitió que los placeres humanos lo apartaran de su misión. Su honestidad y firmeza nos hace verlo como un modelo a seguir.

Rectitud en las Santas Escrituras

Desde el antiguo testamento podemos observar que nos presenta el comportamiento humano en todas sus modalidades. Ya que, iniciamos con el pecado de Andan y Eva, quienes desobedecieron a Dios. Cayeron en la tentación del demonio y cedieron a sus placeres terrenales.

Así, vemos el primer caso de debilidad del hombre, dejando a un lado la rectitud de su espíritu al incumplir las reglas. De igual manera, nos encontramos con el relato de Caín y Abel, el primer homicidio de la historia. Rompiendo todo precepto moral al matar a su hermano, arrastrado por la ira y la envidia.

Sin embargo, más adelante conseguimos grandes ejemplos de rectitud, pues el patriarca Abraham, siempre mantuvo una conducta intachable. Convirtiéndose en un fiel seguidor del Señor. Asimismo, Moisés, encargado de divulgar la ley de Dios, estableciendo las reglas que medirán la conducta de los hombres.

No podemos dejar de mencionar a Noé, responsable del nuevo comienzo de la humanidad. Siendo otro personaje que mostró rectitud frente al pueblo, su familia y ante Dios. Esa honradez caracterizó a estos grandes hombres, cuya bandera de rectitud, guio al resto de la humanidad.

Cristo, ejemplo de rectitud y fortaleza

En el Nuevo Testamento conseguimos varios pasajes que nos muestran las diferentes tentaciones que se le representaron a Jesús de Nazaret. Ya que, el demonio, en distintas oportunidades, trató de impedir el cumplimiento de su misión.

Sabemos que Cristo, por ser hijo del Altísimo, tenía un gran poder, incluso de resucitar personas como a Lázaro. No obstante, este debía morir en la Cruz por nosotros. A pesar de esas facultades, nunca dejó a un lado su rectitud y se mantuvo fiel a sus principios. Mostrándonos el ejemplo de hombre justo, íntegro y honesto.

Subir