Consejero significado bíblico

consejero

Definición. El significado bíblico de consejero se refiere al hombre que de manera continua ofrece sus consejos. Esto era muy usual entre los reyes u otra persona con autoridad, quienes buscaban a individuos con gran sabiduría. Ellos daban su opinión acerca de un asunto específico y si el mismo satisfacía los deseos de su superior, se hacía tal como había hablado.

¿Las palabras de los consejeros fueron siempre oportunas?

No. Estos hombres, quienes destacaban por sus dichos razonables, eran humanos imperfectos que podían ser sobornados. En el pasado, existieron algunos personajes que estuvieron en esa posición. Uno de ellos fue Ahitofel, este amigo cercano de David y de Absalón, tenía un cargo respetado en toda la casa real.

Lo que decía se tomaba en consideración siempre, al punto de verlo como si fuera la palabra del Dios verdadero. Sin embargo, siguió un mal camino al unirse a la revuelta del hijo del rey. El contrincante quería despojar a su padre del trono. Primero, hizo lo posible por ganarse el favor de los miembros del pueblo y luego quitarle el reino y su vida.

Ahitofel el consejero, le dijo a Absalón que violara a las concubinas de David, para darle un golpe emocional. Después le pidió el permiso de organizar a un grupo de 12.000 hombres, quienes tratarían de traerle la cabeza de su padre. Gracias a la intervención de Husai, estos planes no se ejecutaron. Al ver que la rebelión no tendría éxito, él decidió quitarse la vida.

¿Quién es el único ser vivo que no necesita de un consejero?

El poseedor de la sabiduría en sentido absoluto es Jehová. Por eso, no requiere consultar a ninguna criatura para conocer su opinión. Esta es uno de los muchos detalles que lo hacen superior a todos los demás. Esto se debe a que hasta su hijo Jesús, recibió las instrucciones de su padre para cumplir su propósito.

Aunque en la profecía de Isaías, al Mesías se le llama maravilloso consejero, es gracias al espíritu santo que lo guio por el camino correcto. Esto deja ver que para que un dicho sea provechoso, el consejero debe tomar en cuenta la opinión de Jehová. Todo lo que se oponga a su propósito, carece de valor práctico.

Por eso, las personas que conocen los principios bíblicos y viven en conformidad con ella, se les puede considerar buenos consejeros. Aquel que los escucha, tiene la confianza que sus palabras lo guiaran por el mejor camino.

Subir