Colirio significado bíblico

colirio

Definición. El significado bíblico de colirio, es polvo, compuesto o remedio que se elaboró en Frigia para colocarse sobre los ojos. Todo ello, con la finalidad de que las personas recuperaran su visión. Se empleó bastante por los oculistas que formaron parte de la escuela médica de Laodicea, que aparece referenciada numerosas veces en los testamentos de los apóstoles.

Por su parte, el colirio contenía varias sustancias mezcladas o diluidas que el paciente se encargaba de diluir en su vivienda para untarse en los ojos. En la actualidad, el término se sigue usando por las personas que emplean gotas médicas con formas farmacéuticas más innovadoras.

Colirio como remedio espiritual

Ahora bien, a la palabra colirio también se le dio un significado figurado que hace referencia a la restauración de la visión espiritual de los hombres. Puesto que, muchas personas decidían no creer en los estatutos del Señor y estaban ciegos de fe.

En las sagradas escrituras, vemos que en el Apocalipsis aparece la figura de Jesús como responsable de la fe de aquellos que decidieron creer en su palabra de vida. Es por ello, que dirigió su mensaje a las 7 iglesias para el colirio espiritual llegara a sus ojos. Teniendo en cuenta, que muchas de ellas se dividían y se presenciaba la influencia de diversos males.

Jesús era consciente de esta problemática e incluso en la actualidad, podemos ver que la fe en Cristo disminuye. Las personas cada vez se centran más en acumular bienes materiales e incrementar su situación económica para conseguir la mejor calidad de vida posible.

Sin embargo, el Señor nos dice que los ricos serán los que hereden el Reino de los Cielos porque no tendrán necesidad de nada. Aquellos que solo se sumergen en el dinero terrenal, son dignos de lástima, pobres en espíritu y requieren colirio para ungir su vista y de este modo observar la realidad.

¿Cómo usar el colirio espiritual hoy?

El problema que señala Jesús no es tanto el de favorecer la situación económica con miras a tener mejor calidad de vida. Si no, el de olvidarse de Dios por creer que tienen la vida resuelta. Las posesiones materiales no son suficientes ni agradan al Padre aquellos que solo se jactan de sus bienes.

Para Cristo, es importante no desviar la mirada hacia Dios. No es necesario ungir colirio sobre los ojos porque quienes tienen un corazón puro y no buscan la codicia, serán los que siempre pondrán en primer lugar al Padre.

Subir