Canela significado bíblico

canela

Definición. El significado bíblico de canela es planta o árbol que forma parte de la familia de las lauráceas, cuyo nombre científico responde a 'Cinnamomun zeylanicum', misma rama a la que pertenecen otras como la casia y el laurel. Se caracteriza por prosperar en abundancia bajo climas  húmedos, cuyos suelos son arenosos. Este producto fue de gran interés para la importación masiva.

Existen altas posibilidades de que su nombre sea hebreo venido del extranjero. Entre sus cualidades más destacables está el crecimiento de hasta 9 m, esto dependerá de condiciones climáticas favorables. Sus ramas se extienden en gran medida y su corteza es grisácea, acercándose al color ceniza.

¿Qué características físicas posee la canela y cuál es su proceso?

Sus hojas son de gran durabilidad, verdes en su parte más vistosa y blancas, claras en la zona inferior, su proporción es de 20 cm alcanzando los 23 cm si nos referimos a su longitud, de ancho cumplen con medidas más humildes llegando a los 5 cm. Este bien natural desarrolla flores amarillentas, también pueden ser de color claro y crecen en montones, casi no poseen olores o al menos no son muy perceptibles.

Para ser comercializada debe pasar por un proceso un tanto largo, en él se extraen las cortezas más profundas de su rama, dando luz a desarrollar el resultado final. Podemos encontrar, a su vez, un delicado aceite del mismo aroma, todo conlleva un paciente y cuidadoso trabajo, pese a que su valor es bastante bajo a nivel comercial.

¿Cómo se empleaba la canela según la Biblia?

Nos hablan de ungüentos sagrados de la más alta calidad, debido a su delicada fragancia actuaba cómo un selecto y cotizado aroma para las clases media altas. Se salpicaba en las camas, ya que utilizar su perfume amenizaba el lugar, esto con el fin de mantener los aposentos o habitaciones de múltiples individuos bajo fragantes ambientes que fueran dentro de lo necesario, agradables para el diario vivir.

Sin embargo, fue parte de los productos que los viajeros comerciantes agregarían a su arsenal de ventas, llevándolos a La Gran Babilonia. Previo a su destrucción se favorecieron del producto naturista para ganar bienes monetarios, mantenerse y conseguir beneficios a raíz de un fruto otorgado por la vida.

La canela cumplía para entonces ciertas necesidades de las personas, siendo una época carente de manufacturas. Otorgaba a todo aquel que lidiase con ella una entrada económica y suplía a los hogares de un hábitat afable y grato, gracias a los dulces perfumes que emanaba.

Subir