Cedar significado bíblico

cedar

Definición. El significado bíblico de Cedar es ser oscuro. Tal vez ese término se relacione con el color de las tiendas de campañas que eran negras. Estas las utilizaban los descendientes de esta familia, mientras andaban como nómadas en el Oriente. Ellos tenían de oficio la cría de animales, que acostumbraban a comerciar con otras naciones. También se les conoce como Quedar.

¿Qué relación existía entre Ismael y Cedar?

Estos dos hombres eran padre e hijo. Así que, se presume que ellos tenían contacto directo y estrecho. El progenitor, era primogénito del patriarca Abrahán con la esclava Egipcia de Sara, Agar. A este se le circuncidó junto a los hombres que lo rodeaban a los trece años y se predijo que de él saldrían doce casas principales.

Esto quería decir, que los hijos de Ismael serían una docena de hombres, entre los que se cuenta Cedar. Ellos formarían un pueblo grande y cada uno tendría su propia nación. Cuando Jehová le mencionó al patriarca que sus descendientes llegarían a ser como los granos de arena, este pensó que sería por medio del muchacho. Sin embargo, se refería a Isaac, eso pudo crear un resentimiento del joven hacia su hermano.

Después que el escogido se le destetó, se descubrió a Ismael, burlándose del niño. Al parecer no era una broma inocente, sino algo malicioso que obligó a su padre a echarlo del hogar. Con el tiempo, este hombre se convirtió en un gran arquero; vivió como un nómada y su mano estuvo contra todos y viceversa. Cedar y sus hermanos heredaron muchas de las características de su padre.

¿Qué se conoce de los descendientes de Cedar?

Aunque las santas escrituras no menciona en detalle la vida de este hombre, si hace referencia a su familia en muchas ocasiones. Los hijos de Cedar era una tribu árabe, a los que se les conocía por ser provenientes del Oriente y su país tenía el nombre de su progenitor. La mayoría de ellos, tal como Ismael, eran nómadas que pastoreaban sus rebaños.

La familia de Cedar criaba ovejas, cabras y camellos. Por eso, movían con constancia su residencia, para que sus animales tuvieran dónde pastar. Tal vez, esa sea la causa por la que las tribus del desierto, en general, recibieron el nombre Cedar. Sin embargo, algunos de ellos decidieron cambiar su forma de vida y se establecieron en un solo lugar.

Como se había predicho de Ismael, Cedar también tenía conflictos con muchos de sus pueblos vecinos. De ellos, Isaías dijo que sus arcos se les reducirían a un simple resto. Estas palabras se cumplieron, cuando Nabucodonosor los abatió y redujo su fuerza a nada.

Subir