Avestruz significado bíblico

avestruz

Definición. El significado bíblico de avestruz es un tipo de ave corredora que puede medir más de dos metros de altura. Se distingue por tener un cuello largo y desnudo. Sus patas son alargadas y robustas, con dos dedos. Estas le permiten correr a gran velocidad, aunque no puede volar.

Vídeo sobre el significado bíblico de Avestruz

https://www.youtube.com/watch?v=tVSJQYTGYRw

¿Qué otras características tiene el avestruz?

Este animal emite un sonido, similar al grito lastimero y ronco del rugido de un león. Además, puede llegar a pesar unos 140 kilogramos, por lo que es una fuente de alimento sustanciosa. Su cabeza es muy pequeña y achatada en comparación con la magnitud del resto del cuerpo.

Los ojos del avestruz son grandes y saltones; su cuello y las patas no tienen plumaje que los recubra. Las plumas de su organismo, tenían un valor comercial muy grande en tiempos antiguos. Las hembras y los machos se distinguen por los colores apagados de la primera, en comparación con el lustroso plumaje blanco y negro del otro.

Uno de los dedos de cada pie, tiene la forma de una garra que puede ser un arma peligrosa en caso de que deba defenderse. Sin embargo, las situaciones amenazantes para estos animales disminuyen, gracias a su aguda visión, que le permite ver desde lejos a su enemigo y ocultarse.

El avestruz se alimenta por lo general de plantas, aunque también consume serpientes, lagartos y pequeños pájaros. Se le conoce con el ave camello, ya que puede aguantar largos períodos sin tomar agua. Esto hace que prospere en lugares deshabitados.

Mención del avestruz en la Biblia

Cuando Jehová les dio las leyes a los israelitas, prohibió que comieran una serie de animales que se les consideraba inmundos. Entre ellos se encontraban el avestruz. Estas aves junto a los chacales representaban la vida en el desierto y se utilizó para describir la destrucción y desolación de ciudades como: Babilonia y Edom.

Cuando Job estaba afrontando todas las pruebas que satanás le puso, recibió la visita de tres falsos amigos que lo desconsolaron con sus palabras. Por eso, se consideró hermano de los chacales y compañero del avestruz. Estos animales se les conocen por tratar con brusquedad a sus hijos.

Las hembras, quienes empollan a los huevos durante el día, si el sol está muy caliente, los dejan solos. Esto los expone al peligro de que otros los puedan tomar. Además, una vez que nacen los polluelos, sus madres se van y dejan al macho a cargo de las crías.

Subir