Animales significado bíblico

animales biblia significado

Definición. El significado bíblico de animales proviene del latín 'animalis' que quiere decir 'ser vivo, ser animado'. Notamos que la Biblia no pretende ser una ciencia, por lo que no debemos esperar encontrar en sus páginas ningún tipo de compleja taxonomía. Por otro lado, las escrituras fueron compuestas por y para un pueblo dedicado por completo a la agricultura y la vida pastoril.

En consecuencia, las personas en la antigüedad estuvieron en constante contacto con la naturaleza. Es muy natural para esta gente y cuantos más animales hay en el país, más frecuentes y diversas son estas alusiones. De hecho, en la Biblia aparecen los nombres de una enorme cantidad de animales: más de ciento veinte especies.

Una variedad mencionada en la sagrada escritura, por ejemplo, es el avestruz, los residentes de las zonas tórridas sin agua alrededor de Palestina. La diversidad es mayor en este país que en cualquier otro con la misma latitud. Esto puede atribuirse a los fines de la longitud y una temperatura excelente en esta pequeña localidad. Los animales se dividen en cuatro características locomotoras. Algunos caminan, otros corren, muchos por especialidad nadan o se arrastran en el suelo.

Clasificación de los animales

La primera clase, el behememeite o monstruo, en el lenguaje bíblico incluyen todos aquellos que viven en el piso, excepto anfibios y animales pequeños. Estos se dividen en mascotas o domésticos, también en los de campo y salvajes. Las aves, que forman la segunda capa, incluyen ‘todas las cosas voladoras’ hasta las de cuatro patas.

En el tercer puesto encontramos los animales acuáticos, estas son las criaturas que viven en cuerpos de agua que poseen o no aletas. También están los reptiles que constituyen el cuarto grado, y las referencias que hay de esta categoría son pocas. Aunque envuelve a los anfibios o insectos que se arrastran en lugar de caminar, como los topos, lagartijas, etc.

En la biblia podemos ver que se nombran ciertos animales mitológicos entre ellos el grifo, lamia, sirena o unicornio que aparecen en algunas versiones. Tal vez debido a malentendidos o parcialidades de los traductores griegos y latinos que los dieron a conocer y con el tiempo se acuñaron.

Así que suelen estar divididos en puros e impuros, esto determina que puedan ser usados como alimento o no. Por ello la sagrada escritura contiene registros de anécdotas sobre animales reales y criaturas fantásticas. En conclusión, existen muchos versículos en la Biblia que tienen información sobre animales.

Subir