Liebre significado bíblico

liebre

Definición. El significado bíblico de  liebre es mamífero roedor, que pertenece a la familia de los lepóridos. Aunque es muy similar al conejo, tiene algunas diferencias considerables. Entre estas se encuentran: tener un mayor tamaño y no da a luz en una madriguera subterránea. En cuanto a sus crías recién nacidas, pueden caminar y están cubiertas en tu totalidad por pelo y con los ojos abiertos.

¿Qué otras características posee la liebre?

La liebre tiene como rasgo distinguido: una hendidura en el labio, sus orejas son largas, la cola siempre está erguida y las extremidades posteriores son más grandes. Estas últimas le son de utilidad cuando necesitan escapar muy rápido de una situación amenazante o de algún enemigo. Las liebres con animales veloces, que pueden correr hasta 70 kilómetros por hora.

Como con otras especies, existen numerosas variedades de liebres. Por lo general. Estas tienen una tonalidad marrón o gris, esto les sirve de camuflaje ante sus depredadores naturales. Algunos de ellos son los lobos, ciertas variedades de águila, el búho real y el gato montés. Su longitud oscila en los 60 centímetros.

¿Por qué los israelitas no podían comer la liebre?

En la ley que Dios dio al pueblo de Israel por medio de Moisés, les prohibía el consumo humano de este animal. A él se le incluía dentro de la lista de los rumiantes, estos eran impuros para la nación. Sin embargo, ellos no tenían un estómago dividido en varios sectores ni regurgitaban su comida al masticarla de nuevo.

Por eso, algunos critican a las santas escrituras por hacer una mala clasificación. Cabe destacar, que para el entender de los israelitas de ese momento, rumiante era algún ser vivo que vomitara. Por lo tanto, ellos no tenían un conocimiento equivalente al que tienen los científicos, ni manejaban la misma forma de categorizar a los animales.

En el pasado, las personas pensaban que la liebre rumia. Esto era así porque cuando está en reposo mastica varias veces la comida que ha llevado a su boca hacía tiempo. No obstante, investigaciones más recientes han demostrado, que estos pequeños animales no tienen un rumiar simulado.

Ellos van más allá, su comida pasa por el tubo digestivo dos veces, por lo que producen dos tipos de excrementos. El primero, lo hacen en reposo y son esféricos, blandos, húmedos y recubiertos de una mucosa. Luego, la liebre lo toma con la boca cuando sale directo del ano y sin masticar los traga. Al parecer esto lo hace para aprovechar al doble su comida.

Subir