Abihú significado bíblico

abihu

Definición. El significado bíblico de Abihú es él es padre. Fue el segundo hijo de Aarón, el primer Sumo Sacerdote de Israel, con Eliseba. Nació en Egipto y sus otros hermanos eran: Itamar, Nadab, Eleazar.

¿Qué privilegios tuvo Abihú?

Dios lo escogió para acompañar a Moisés, Aarón y a los otros ancianos de Israel a la montaña del Sinaí. Fue allí donde en una visión vio al Creador sobre un suelo de zafiro. Más tarde, recibió el nombramiento de sacerdote junto con sus hermanos y sirvieron en el Tabernáculo o tienda de adoración.

Este puesto incluía llevar una hermosa vestidura blanca y un turbante que los identificaba para ese glorioso trabajo. Además, recibió instrucciones específicas de parte de Dios sobre las labores y funciones, tales como elaborar el incienso santo, el aceite de unción o el procedimiento para los sacrificios de animales.

¿Qué error cometió Abihú?

Cuando se inauguró el tabernáculo y el sacerdocio en el año 1512 a. E.C. Abihú y los demás sacerdotes debían permanecer 7 días más hasta terminar su instalación. Sin embargo, al octavo día, después de haber empezado su trabajo como sacerdote, Abihú y Nadad tomaron sus braserillos y quemaron incienso no autorizado.

En ese momento el Todopoderoso los mató con fuego. Después, ordenó a Moisés qué sacaran los cadáveres fuera del campamento y que ni su padre ni sus hermanos lloraran o manifestarán dolor por ellos.

Luego de su muerte, Dios le advirtió tanto a Aarón como a sus hijos que no bebieran licor, ningún tipo de alcohol mientras trabajaran en el tabernáculo, para que no murieran. Es por eso que algunos eruditos creen que la muerte de Nadab y Abihú estuvo relacionada con la ebriedad, aunque la principal razón por la que se les castigó fue porque ofrecieron fuego no autorizado por Dios.

Las causas por las que actuaron de esta manera no están claras. Pudo haber sido porque quizás consideraran estas actividades solemnes como algo de poco valor. O tal vez, pensaron que por ser nombrados sacerdotes le daba tanta prominencia que actuaron con ambición y orgullo.

Sin importar cuál haya sido la verdadera razón, lo que si está claro es que ellos habían recibido la advertencia Divina de tratar con respeto y pureza cualquier cosa que tuviera que ver con las funciones sacerdotales. Incluso se les advirtió que su vida dependía de la obediencia a las instrucciones divinas.

Subir