Armas significado bíblico

armas

Definición. El significado bíblico de armas, es instrumento que se emplea con la finalidad de atacar a alguien o defenderse. Sobresale ya desde los tiempos antiguos hasta convertirse en el medio predilecto para las fuerzas de combate, caballería o artillería.

De forma similar, las armas fueron de gran utilidad en las unidades de guerra y se nos presentan desde los tiempos más remotos. Tal es el caso de Génesis 3:24 'Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.'

Asimismo, hay versículos del libro del Éxodo que hace mención a las armas que empleó Josué el día que venció a Amalec y a su pueblo con el filo de su espada. Tal y como vemos, se trataba de un elemento para infundir castigos procedentes de malos comportamientos hacia el Señor.

Tal y como se nos muestra en Romanos 13:4 'Es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es digno de Jehová, vengador para castigar al que hace lo inicuo.'

Simbolismo de las armas

El término armas, también se emplea en las enseñanzas cristianas de manera figurativa. Así lo vemos en Efesios 6:17 'Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios'.

Con ello, nos damos cuenta de lo que quiso decir Pablo en esa carta, invitando a la gente a que usara la armadura de Jehová.

De tal modo, se asocia a las armas como medios de protección ante cualquier enemigo. En la analogía de Pablo, puede verse que se refiere a usar estos elementos de forma completa y en todo el cuerpo. Gracias a ello, el adversario no tendrá la oportunidad de herir nuestro espíritu y fe en Cristo.

A pesar de que sigas el camino de Dios, es posible que se presenten gobernantes de las tinieblas que deseen perjudicarte en gran medida.

Es por eso que en la carta a los Efesios se hace hincapié en  prepararse con armas. Solo él dispone del equipamiento necesario que les concederá la victoria a sus hijos en la tierra.

Como soldados del Señor, debemos tomar las armas y vestirnos con la armadura si deseamos permanecer firmes en la fe y en el camino hacia la salvación eterna.

Subir