Lanza significado bíblico

lanza

Definición. El significado bíblico de lanza se refiere a un arma punzante de guerra, utilizada por los guardias para el combate. Este artefacto consta de un palo largo y en la punta tiene una especie de cuchilla filosa de hierro. También se conoce, así, a la pieza de madera que proporciona dirección a los carruajes en la parte delantera.

No obstante, en la Biblia predomina su aparición como el arma letal usada por los guerreros. En ese sentido, encontraremos este instrumento de batalla, tanto desde el punto de vista terrenal como divino. Pues los soldados de la época de Cristo, empuñaban lanzas y escudos.

Además, esta arma desde tiempos remotos ha servido como un utensilio para cazar y pescar. Nuestros antepasados la emplearon con el fin de conseguir sus alimentos a través del sacrificio de animales comestibles.

Por su parte, podemos observar que San Miguel Arcángel posee una de estas armas para acabar con el demonio. Este, como protector de los cielos, ha tenido diferentes luchas con las fuerzas del mal. Atravesando a Satanás con una lanza, manteniéndolo alejado del reino de Dios.

Agua y sangre del costado de Cristo

Nos relata la Biblia, que cuando procedían a crucificar a algún criminal, los soldados debían asegurarse que este muriera. En el caso de Jesús, planeaban quebrarle las piernas para acelerar su muerte.

No obstante, cuando el guardia se acercó a él, este ya había expirado, por ese motivo desistieron de lo pautado. Pero, como parte de su ruin protocolo, atravesó el costado de Cristo con una lanza, hasta llegar al corazón.

Fue allí, cuando broto agua y sangre de la herida, cuyo significado lo atribuimos a los sacramentos del bautismo y la eucaristía. Esto podemos verlo plasmado en la imagen representativa de Jesús de la Misericordia, con sus rayos azul y rojo.

Lanza sagrada de Longino

Esta arma, que atravesó el costado de Cristo, es conocida por este nombre, debido a la significación que tuvo el milagro del agua y la sangre. Nos relatan, que esa lanza le pertenecía a un guardia llamado Longino, quien decide herir de manera mortal a Cristo, para asegurarse de su fallecimiento.

Hemos visto, que esta forma parte de las diversas reliquias sagradas nombradas por la iglesia de nuestro Señor. Según la fe cristiana, esta tiene el poder de penetrar todas las defensas contra el maligno. Fue la señal que Cristo nos dio justo después de morir, de que seguirá haciendo milagros por nosotros.

Subir