Guerra significado bíblico

guerra espiritual

Definición. El significado bíblico de guerra hace referencia a circunstancia hostil que origina acciones con la finalidad de someter o eliminar al enemigo.

En tiempos del Antiguo Testamento, la palabra guerra poseía un significado más religioso, y se acostumbraba a que los sacerdotes asistieran junto a los ejércitos a batallar. Las armas que se utilizaban para la defensa y el ataque eran jabalinas, hondas, arco y flecha, arietes, espadas y lanzas. El sonar una trompeta era la señal que anunciaba el llamado al combate.

El término guerra en la Biblia se considera un mal contagioso de la realidad en la humanidad. Puesto que la voluntad de Dios son deseos de paz y armonía entre los habitantes de la tierra.

La gente de Israel formó parte de guerras ofensivas y defensivas durante el gobierno de Dios. Así pues, encontramos de líder a Moisés y de profeta a Gedeón, entre otros. Dichos encuentros tenían una finalidad religiosa, se conocieron como las 'guerras de Jehová'; donde los antagonistas de Israel eran los enemigos del creador.

Tales batallas se libraban por mandato explícito de Dios, por lo que los guerreros tenían que mantenerse puros, pues el Señor lideraba su ejército. De no haber sido dicha un mandato explícito, el pueblo de Israel consultaba los designios de Jehová previo al inicio de una lucha.

Guerra espiritual

Se conoce de esta manera a la batalla en la que participan los cristianos y la iglesia, junto al ejército angelical, en contra los seguidores de Satanás. Por esta razón es que con mucha frecuencia la palabra de Dios, la Biblia, describe la vida del cristiano verdadero como una guerra.

Ser parte de ella o no, no es una alternativa para el cristiano, pues no es posible permanecer indiferente delante del enemigo sin desobedecer los mandamientos del rey de los cielos. Esta guerra se produce dentro de cada creyente, donde luchan 'la ley de Dios' contra 'la ley del pecado' y no se pelea con armas materiales sino espirituales.

Ya que esta es una batalla intensa, la cristiandad debe esforzarse bastante para ganarla y mantenerse en el amor del padre celestial. No obstante, hay que tener confianza en que gracias a la bondad de Dios y a todas las armas que nos facilita para nuestra defensa.

Como por ejemplo la oración, la verdad plasmada en su palabra, la Biblia, el soporte de los hermanos espirituales, entre otros. Nos podemos apoyar y proteger para salir victorioso de esta guerra.

Subir