Areopagita significado bíblico

areopagita

Definición. El significado bíblico de areopagita, es miembro del tribunal del areópago. Este lugar, se situaba en la Colina de Ares en Atenas y ahí se reunían las personas en el 480 a. C.

Los areopagita que participaban en el concilio, permanecían en ese sitio durante toda su vida. Por lo general, provenían de familias con sumas riquezas y buen estatus social. Por esa razón, se les respetaba y se les trataba como a una clase bastante distinguida.

Además, quienes formaban parte de este famoso tribunal, eran personas con muchos estudios y se les catalogaba de eruditos. Desde allí, los jueces dictaban sus fallos y también a los areopagita se les consideraba miembros dignos y nobles.

Dionisio y los areopagita

Por su parte, se tiene registro de que Dionisio fue uno de los personajes más famosos que perteneció al tribunal de los areopagita. Si bien en un inicio cuando hizo referencia a los estatutos y predicaciones de Pablo, los demás se burlaron, decidió convertirse por completo al cristianismo.

Asimismo, se dice que a Dionisio se le conoció como el primer hombre en desempeñarse de obispo en Atenas. Su papel de areopagita fue preponderante. Puesto que, escribió diversas obras de gran relevancia y que influyeron en la escolástica de corte europeo.

Los tratados de Dionisio el areopagita, también se consideran textos sagrados que en un inicio llevaban un apodo que ocultaba su identidad. Sin embargo, los investigadores que se especializan en la Edad Media encontraron registros que lo relacionan de forma directa con tales escritos.

El discurso de Pablo a los areopagita

Las palabras que Pablo emitió a los areopagita fueron bastante significativas para Dionisio. Una vez que se encontró en el centro del tribunal, dijo que si deseaban alabar a Dios, debían hacerlo desde la fe y sin necesidad de acudir a los templos que se construyeron bajo la mano del hombre.

Si bien era normal que los areopagita buscaran la religiosidad en diversos monumentos y altares sagrados, no conocían al verdadero Padre Celestial. Puesto que, Pablo se percató que en algunas inscripciones sobresalía la frase en donde buscaban a un Dios desconocido.

En vista de ello, Pablo quiso abrir los ojos de los areopagita para que comenzaran a adorar al Dios verdadero. Aquel que creó la tierra y el universo y el único que existe. Se sabe que realizar alabanzas a figuras falsas no está bien. Por este motivo, les invitó a los hombres a reivindicar su alma.

Subir