Arco y flechas significado bíblico

arco flechas

Definición. El significado bíblico de arco y flechas, se refiere a las armas que se emplearon en la antigüedad. Se operaban de la mano de los hombres que necesitaban defenderse u obtener sus alimentos por medio de la caza.

Es por eso, que la persona que la deseaba usar, debía aprender a manejarla muy bien, por lo que solicitaba mucha fuerza y destreza.

No obstante, en la actualidad se le conoce al arco por un arma que dispara, y a la flecha como un proyectil. Se visualiza de este modo una cuerda que se amarra a sus extremos y que permite alcanzar un arqueo.

El arco y la flecha en la Biblia

El arco y las flechas existieron como armas de ataque desde el antiguo testamento. Un ejemplo de ello, lo vemos cuando Abraham despide a su hijo Agar.

Sucedió, pues, que su madre estaba en el desierto y al encontrarse sin agua, pensó en dejarle morir. Sin embargo, Dios no lo quiso así y decidió ayudarles. Cuando el niño creció, se convirtió en un tirador con experiencia.

Por otra parte, en los tiempos bíblicos era común que los hombres crearan su propio arco y flechas por medio de materiales básicos.

Entre los cuales, sobresalían huesos o marfil procedentes de varias especies animales. Todo ello, les permitía aumentar su poder y la elasticidad de los mismos.

De hecho, existieron diversos personajes que hacían uso de tales elementos en las batallas o guerras con gran destreza.

Comparación del arco y flecha con los hijos

Como muchas otras cosas, el arco y flechas también pueden darnos una buena enseñanza a los seres humanos. Sobre todo, en el rol que debemos ejercer como padres.

Pues, estos objetos tienen un efecto que es lanzar hacia distancias lejanas usando una potencia que dé en el blanco. Todo ello, no admite fallos en los intentos, porque supondría pérdida de fuerza y energía.

Así pues, podemos reflexionar respecto al arco y flechas sobre la misión que tenemos como padres para con nuestros hijos. Pues, es importante encaminarlos hacia el éxito por medio del ejemplo y de las buenas acciones que se realicen en la vida.

Así como el arco lanza la flecha, debemos colocar el mayor esfuerzo para que los hijos tengan el impulso necesario al lograr sus metas.

Las que, los conduzcan al bien y los hagan caminar bajo la voluntad del Padre Celestial. Siguiendo siempre sus estatutos en todas sus andanzas.

Subir