Anás significado bíblico

anas

Definición. El significado bíblico de Anás, es descendiente del linaje de Set y a quien se le designó el papel de sumo sacerdote. Tal término proviene del griego Hannas y Annas que se traduce en español como aquel que se cobija bajo la gracia de Dios o el que es humilde. Aunque, algunos estudiosos dicen que quiere decir mostrar favor.

Por su parte, a Anás se le otorgó su labor de la mano de Quirino, depuesto por el procurador de Judea. Aunado a ello, se sabe que tuvo varios hijos, los cuales, se desempeñaron en su mismo oficio durante su paso por la tierra.

De hecho, suele mencionársele en los textos que tienen que ver con la figura de Caifás y que aconteció en el tiempo del ministerio de Juan el Bautista.

Del mismo modo, se dice que Anás fue uno de los hombres que arrojó a Cristo ante la presencia de Caifás, todo ello, después de que se llevara a cabo su arresto. Gracias a tales eventos, el pueblo de los judíos solía mirarlo con rencor, y clamaban que este varón creó murmuraciones en contra de Jesús.

Anás el sumo sacerdote

Sabemos que Anás prestó sus servicios a la Iglesia y esto se nos muestra en los registros del libro de Lucas. En donde, también se hace mención respecto a Caifás. Por su parte, se cree que él tuvo un rol muy preponderante porque se le consideró cabeza de familia. Así pues, demostró bastante influencia al momento de llevar su título religioso.

Otra de las historias más importantes respecto a la figura de Anás, es que participó en el arresto de Cristo que se menciona en las líneas de Juan.

Allí, se nos comenta que él decidió enviarlo a Caifás para que tomara una decisión de mayor peso. Todo ello, nos hace entrever que tal vez su cargo no estaba a la altura de otros sumos sacerdotes.

Ya que, cuando se les arrestó a Pedro y a Juan, también se les envió ante la presencia de Caifás y no a la de Anás. Sin embargo, se le escogió para este alto oficio por medio de los romanos y permaneció en él durante al menos nueve años consecutivos.

Lo más resaltante, es que el mismo pueblo lo depuso con el fin de poner en su lugar a Caifás, quien era su yerno. Pese a ello, los judíos lo seguían considerando como un sumo sacerdote.

Subir