Anamelec significado bíblico

anamelec

Definición. El significado bíblico de Anamelec, es uno de los dioses de Sefarvaim, una región en la que vivieron asirios y samaritanos. Se sabe que sus pobladores ofrecían todo tipo de sacrificios para adorar a tal deidad.

De hecho, se relata que muchos de ellos incluso llegaron a quemar vivos a sus propios hijos. Ello, aparece de forma más detallada en el segundo libro de los Reyes.

Por su parte, el término Anamelec viene del hebreo Anammelek que se traduce como la imagen del rey. Sin embargo, algunos estudiosos señalan que en las fuentes seculares aparece el  nombre Anu con la raíz de las palabras Sem, Malku y Melek. Todas ellas hacen alusión a la figura de un personaje con poder, como si se tratase de un príncipe.

En tanto que, muchos alegan que el nombre de la divinidad Anamelec tiene orígenes babilónicos. Lo que sí es certero, es que fue una deidad a la que los sefarvitas alabaron e hicieron caso en todo lo que giraba en torno a sí. Aunque, su incapacidad para salvar se demostró el día en que este pueblo no pudo librarse del castigo de los asirios.

Es por ello, que varios se preguntaron ¿Dónde está Anamelec nuestro Dios? ¿Por qué se nos abandonó a los de Sefarvaim, Hena e Iva? Ante tales interrogantes, no surgió una respuesta significativa. Todo esto desencadenó la ira, más por los sacrificios que se realizaron en donde se incluía la práctica de quemar niños en honor a semejantes deidades.

Anamelec y los de Sefarvaim

Cuando hablamos de Sefarvaim, nos referimos a ese sitio desde el cual los asirios trajeron a varios pobladores para que se asentaran en la región de Samaria.

De modo similar, vino gente procedente de Cuta, Ava y Hamat. Todos ellos, se repartieron según diversas ciudades samaritanas y habitaron en ellas durante mucho tiempo.

Ante tal escenario, los hijos de Israel no pudieron poseer tales locaciones, además que estos sí eran buenos ante los ojos del Señor.

Pues, se sabe que los creyentes de Anamelec y que habitaban en Sefarvaim, llegaron a cometer actos atroces. En los que, quemaron a sus propios hijos en el fuego con el propósito de rendirle homenaje a su Dios.

Este mismo de actividades no solo se realizó con la figura de Anamelec, sino también con la de Adramelec. Y a estas personas se les llamó las gentes de Sefarvaim, y a ellos se les castigó por su falta de fe en el único Salvador y rey eterno que es Jehová.

Subir