Abel-keramim significado bíblico

abel keramim

Definición. El significado bíblico de Abel-keramim se relaciona con praderas o cauce de viñedos. En la actualidad no se conoce donde está ubicada con exactitud. Sin embargo, según el registro de las santas escrituras, se encontraba entre Hesbón y Rabá. Por eso, se presume que en la actualidad esa zona está en Jordania.

¿Cómo llegó Jefté a liderar al pueblo de Israel?

El israelita Galaad tuvo un hijo con una prostituta al que llamó Jefté. Los hijos de su esposa, corrieron al hombre de su casa y le quitaron la oportunidad de tener su herencia. No se sabe si era por el oficio de su madre o para no compartir los bienes. Lo cierto es, que él se alejó de su familia paterna.

Con el tiempo el rey de los ammonitas quería atacar a la nación. Los ancianos galaaditas fueron a buscar a Jefté para qué liderará un ejército que los defendiera. Este les cuestionó las razones de esta petición, debido a que antes lo habían despreciado. Ante esto, los hombres le pidieron que los acaudillara.

Entonces, él aceptó con la condición de que si Jehová le daba la victoria, era porque este era su propósito. Así que, Jefté envió a unos mensajeros ante el rey de los ammonitas para conocer los motivos de su ataque. Estos le informaron que se debía a que Israel lo había sacado de sus tierras y querían recuperarlas.

¿Por qué llegó Jefté hasta la región de Abel-keramim?

Este juez les indicó que ellos respetaron esta zona mientras estaban en el desierto, pero cuando su rey les negó el paso, Jehová decidió entregárselas. De ese suceso, ya habían transcurrido 300 años y no tenían razones para esta batalla.

Sin embargo, ellos no hicieron caso a la advertencia. Por eso, el caudillo le pidió a Jehová que los apoyara. De ganar la lucha, le daría como ofrenda a la primera persona que saliera a recibirlo en su pueblo. Cuando ambas naciones se enfrentaron, Israel comenzó a derrotar a su enemigo. Estos huyeron, pero se les persiguió por Abel-keramim y otros lugares.

Después de ganar, Jefté se dirigió a su casa en Mizpá. La primera persona en salir fue su hija, quien estaba con una pandereta, celebrando el triunfo de su padre. Esto representó un dolor muy grande para el hombre porque sabía que debía cumplir con su voto, aunque ella era su única prole. Sin embargo, esto no impidió que los dos asumieran su compromiso con Jehová.

Subir