Adada significado bíblico

adada

Definición. El significado bíblico de Adada, es ciudad situada al sur de Judá, cerca de la frontera con Edom, de la que, no se tienen detalles precisos. La raíz de esta palabra proviene del hebreo Adâdâh que se traduce como lindero, confín o festival. En tanto que, la mayoría de sus registros aparecen en el libro de Josué.

Adada y las ciudades de Judá

Por otro lado, Adada fue una de las ciudades que formó parte de la tribu de Judá cuando se llevó a cabo la repartición de las tierras. De tal modo, se correspondió para los hijos de este personaje y su descendencia.

Asimismo, Adada formó parte de tal evento en conjunto con otras ciudades como Cabseel, Jagur, Edar, Cina y Dimona. En total, se tiene registro de veintinueve y cada una de ellas contaba con sus aldeas.

Cabe destacar, que la tribu de Judá fue una de las más relevantes entre las que conformaban Israel. Ya que, más adelante, se convirtió en una nación sólida, la que simbolizaba un león en su escudo bíblico y que tiene sus registros en el libro del Génesis. Por tal motivo, el Padre Celestial siempre le otorgó sus bendiciones.

Adada y los territorios de las demás tribus

Es importante señalar, que en los tiempos antiguos los hijos de Israel se reunían en congregaciones en donde se consagraban ante el tabernáculo sagrado. En un inicio, se realizó la repartición de las tierras como Adada.

Sin embargo, siete de las tribus no obtuvieron lo que se les prometió de posesión. Es por ello, que Josué les habló y les dijo que no fueran negligentes en lo que Jehová quería brindarles su bendición. Así pues, les mandó a que recorrieran la tierra y  dividirla en siete partes. En las que, los territorios de Judá como Adada, quedarían hacia el sur.

Mientras que los de José, se ubicarían al norte. Con todo esto, los hijos de Israel debían traer una descripción para que Josué echase suerte ante los ojos del Señor. De tal modo, estos varones hicieron lo que se les indicó y volvieron al campamento que se encontraba en Silo.

Después, Josué hizo lo que prometió y repartió la tierra a los de Israel. Cada una de ellas, dividida por sus porciones y conforme a las familias. Así pues, Adada quedó entre los de Judá y otras ciudades como Jericó, se les entregaron a los hijos de la tribu de Benjamín.

Subir