Adino significado bíblico

adino

Definición. El significado bíblico de Adino, es hombre que perteneció al ejército de los valientes de David. Su nombre viene del hebreo Adînô, pero su traducción se desconoce hasta la fecha. Pese a ello, algunos estudiosos relacionan el término con las palabras blandir la lanza o empuñar la espada.

Asimismo, hay personas que le conocen como Adino el eznita, siendo este su sobrenombre. Aunque, también le decían Joseb-Basébet. Su desempeño al ser guerrero fue de gran valor y es por ello, que sus relatos aparecen en el segundo libro de Samuel.

Los tres valientes de David

El nombre Adino es uno de los principales que sobresale dentro de los hombres que ayudaron al rey David. Se dice que mató a ochocientos guerreros en tan solo una batalla. A su vez, hizo que los filisteos permanecieran contenidos en un sitio, mientras que el pueblo de Israel emprendía la huida.

En las sagradas escrituras aparece un relato que nos indica que Adino mató a tantos filisteos, que tuvo un calambre en su mano. Razón por la cual, se le quedó atascada en la espada. Sin embargo, el Señor le recompensó por su gran labor y les concedió la victoria a los hijos de Israel.

Apenas acabó la batalla, algunos hombres regresaron con la finalidad de apropiarse de su botín, dinero y joyas preciosas. Cabe acotar, que al lado de Adino luchó Sama, quien era descendiente de un Ararita y que sobresale en las escrituras por la derrota de los filisteos en un campo de lentejas en el que le abandonaron sus compañeros.

También, figura una anécdota en la que Adino y los otros dos valientes de David cruzaron las filas filisteas porque deseaban llevarle agua del pozo a su rey. Sin embargo, este no quiso beberla, sabía que solo se trataba de uno de sus caprichos y sintió pena de que sus hombres arriesgases su vida por él.

Adino y su valentía

Como podemos apreciar, Adino fue un guerrero y uno de los más valientes que sobresalió en la Biblia. Ningún enemigo era muy poderoso para él, porque confiaba en la voluntad del Padre Celestial y en su guía divina en cada una de las misiones que se le encomendaran.

Es por eso, que la lanza de Adino se enfrentó a más de ochocientos y los mató por las iniquidades que cometieron ante los ojos de Dios. Así pues, se le reconoce con creces gracias a sus hazañas tan valerosas.

Subir