Adina significado bíblico

adina

Definición. El significado bíblico de Adina, es nombre de origen hebreo que aparece en el libro de las Crónicas. Se trata del hijo de Sizá. La raíz del término, se traduce como delicia, flexible o delgado. Además, se caracterizó por formar parte del grupo de los guerreros de David.

Asimismo, se nos indica que Adina fue un príncipe perteneciente a la tribu de Rubén, cuyos registros se muestran a lo largo del Antiguo Testamento. Y es que, su padre fue del linaje de los rubenitas, una de las doce tribus. Sin embargo, esta se diferenciaba de manera considerable debido a la extensión de sus tierras.

El príncipe de los rubenitas

De acuerdo a los registros bíblicos, se nos hace saber que Adina fue descendiente de Rubén, quien en vida fue el hijo mayor de Jacob. Formó parte del reino del norte de Israel y tuvo un papel protagónico dentro de las doce tribus.

Cuando Josué llamó a los rubenitas y a los de Manasés, les dijo que merecían todas las bendiciones del Señor. Puesto que, siempre guardaron los mandamientos de Moisés y obedecieron los estatutos de Dios.

Es así, como el Creador les recompensó con un tiempo de reposo para que retornaran a sus tiendas y disfrutaran de las posesiones de sus enemigos. En las que, sobresalía ganado, plata, oro, bronce y muchos vestidos.

Pues, estos príncipes en donde se encontraba Adina, les derrotaron según los designios del Señor. Y de tal modo, los hijos de Rubén dieron fe de las palabras de Jehová. Diciendo a sus enemigos que le siguieran si querían apartarse de todo mal. Para ello, debían edificar un altar.

Teniendo en cuenta, que los enemigos de los príncipes de Rubén y de Manasés, se apartaron y rebelaron ante Dios.  Por ende, con la construcción del altar lograrían volverse a su lado al ofrecer símbolos de paz y reconciliación.

Adina y los valientes de David

Por su parte, Adina sobresalió dentro de las sagradas escrituras porque fue uno de los hombres que luchó al lado de David. Siendo así, que le ayudase a convertirse en el rey de todo Israel. Además, se le reconoció por su oficio de miliar y por liderar a treinta rubenitas más que allí se encontraban.

De tal modo, Adina asumió un rol de líder y se caracterizó en vida por su tenacidad, sabiduría y obediencia hacia el Señor.  Cualidades que se valoraron bastante bien en su tiempo.

Subir