Zorá significado bíblico

zora

Definición. El significado bíblico de Zorá es tierra baja. Era una de las ciudades de la Sefelá. Aunque era una colina, su tamaño es inferior al de otras cordilleras cercanas. En ella hay un clima templado, lo que es ideal para la producción de los sicomoros y los olivos. Además, proporcionaba pasto a los rebaños.

¿Qué personaje importante era nativo de Zorá?

Esta zona se le asignó a la tribu de Judá, cuando se distribuyó la tierra prometida entre todas las casa paternas del pueblo. Sin embargo, como estaba ubicada en los límites con el clan de Dan, fueron sus descendientes quienes la ocuparon. Por eso, todos los que nacían allí eran danitas.

En los días de Manóah, su esposa la visitó un ángel enviado por Jehová para informarle que tendrían un hijo que sería nazareo de nacimiento. Cuando la mujer le contó a su marido lo sucedido, él le pidió al Dios verdadero que volviera a enviar al mensajero para que les indicara cómo tenían cuidar al muchacho.

Jehová respondió su oración, así que el ángel les mencionó que la mujer no debía tomar licor durante su embarazo. Además, cuando el niño naciera en Zorá no se le podía cortar el cabello, puesto que él salvaría a Israel de la mano de los filisteos.

Cuando Sansón creció, vivió en Zorá y desde allí pudo batallar y derrotar a los enemigos de Israel en muchas ocasiones. Cuando se enamoró de Dalila, esta aceptó la oferta de traicionarlo por dinero. Así que descubrió la fuente de su poder y ayudó a los filisteos a emboscarlos.

Aunque ese error le costó la vida, con su muerte logró acabar con un gran número de sus captores. A este hombre, se le enteró cerca de su pueblo, junto a los restos de su padre.

¿Qué otros detalles se conocen de Zorá?

Cuando Reboham reinó en Jerusalén, fortificó varias ciudades que se encontraban en sitios estratégicos. Algunas de ellas eran Belén, Socó y Zorá. También reforzó la seguridad de otras poblaciones. El objetivo era evitar que cualquier nación vecina se convirtiera en un peligro y ellos estuvieron indefensos.

Por otro lado, no pudieron evitar que con el tiempo fueran cautivos de Babilonia. Sin embargo, gracias a la ayuda de Nehemías, muchos de los judíos lograron volver a su tierra. Estos se encargaron de reedificar los muros de la ciudad y el templo de Jerusalén. Además, repoblaron Zorá y otros lugares.

Subir