Zarcillo significado bíblico

zarcillo

Definición. El significado bíblico de zarcillo, alude a un objeto que se cuelga en la zona de la oreja. El cual se utiliza para adornarla. También recibe el nombre de pendiente, arete y muchas tribus lo usan en la nariz.

Descripción de zarcillo

Por lo general eran de oro, plata y de forma redonda como un aro. En la antigüedad, los aretes tenían grabados dibujos alusivos a personajes de la mitología o deidades. La cultura egipcia y los asirios lo llevaban en su nariz. Estos poseían imágenes en relieve de figuras de autoridad de los asirios.

Con el tiempo, el uso de zarcillo se extendió a los pueblos orientales. Otras naciones como los romanos, los fenicios hebreos y griegos también adoptaron esa costumbre. Muchos de estos los confeccionaban, labrando piedras y gemas para utilizar como colgante en la oreja, sobre todo en el caso de las mujeres.

Mientras que los niños del imperio Romano y de Atenas, lo llevaban en una sola oreja. Los modelos y materiales para la elaboración del zarcillo, han evolucionado. Hoy día se hacen de diversas maneras y de variada materia prima. Y en muchos países se ha popularizado su utilización como adorno no solo en la oreja, sino, en distintas partes del cuerpo.

Referencias del término zarcillo en la Biblia

En las escrituras se puede leer en varios pasajes sobre la expresión. En uno, se dice que el pueblo de Israel lo usaron para hacer el becerro de oro y adorarlo. En vista de que Moisés se había demorado en la montaña, se desesperaron y presionaron a Aarón para que le hiciera un Dios.

Este pidió a los habitantes sus prendas de oro para fundirlas y entre ellas estaban los zarcillos. El relato señala que se quitaron los aretes de oro de las orejas y se llevaron a Aarón. Otra mención es cuando Jacob subía junto a su familia a Betel, donde construiría un altar a Jehová. Él le dijo que debía deshacerse de todos los dioses e imágenes paganas.

En obediencia al mandato, le entregaron a Jacob los ídolos extranjeros, incluido los adornos que tenían en la oreja. Es probable que esos zarcillos hayan sido amuletos, por lo que los enterró en Siquem.

Por otra parte, los israelitas lo utilizaron como contribución en las labores de construcción del tabernáculo. Se buscó a los que trabajaban de forma hábil el oro y la plata para tallar los utensilios de ese lugar sagrado.

Subir