Siquem significado bíblico

siquem

Definición. El significado bíblico de Siquem se refiere a una ciudad antigua de Israel donde se desarrollaron muchos acontecimientos importantes. Esta urbe aparece varias veces en el Antiguo Testamento y pertenecía a la tierra prometida por Dios a Moisés y su pueblo. Este lugar representa diversos elementos fundamentales de la fe cristiana y judía por distintas enseñanzas y sucesos de alto valor religioso.

¿De dónde proviene el término  Siquem?

El vocablo como tal se origina a partir del hebreo 'shekem' y se traduce a manera literal a 'hombro'. Se le dio esta denominación a la ciudad por su posición geográfica entre los montes de Gerizim y Ebal. Al ser estos valles, uno más alto que el otro, recibió el nombre de manera figurativa. También se ha interpretado la palabra como ‘sierra’.

Cabe destacar que, Siquem es además un nombre propio e incluso se evidencia en varias ocasiones durante el relato bíblico. Por ejemplo, en Génesis 34 se registra cuando un varón que llevaba esta denominación violó a Dina, hija de Jacob. A partir de este suceso se relaciona la palabra con el pecado o faltas graves contra la ley de Dios.

Acontecimientos importantes en Siquem

En la Biblia esta ciudad da lugar a varios eventos que se consideran vitales y fundamentales para la formación de la fe de la iglesia. Entre los sucesos más destacables se encuentran, por ejemplo, la anunciación de la tierra prometida en el Árbol de Moré (Génesis 12:6). También sobresale como el lugar donde los hijos de Quehat, levitas de menor grado, se refugiaron (Josué 21:20-21).

Por otro lado, Siquem dio lugar al encuentro del pueblo de Israel con su tierra y debieron dividirse entre el monte Gerizim y Ebal. Esto se relata a lo largo del capítulo 11 del libro de Deuteronomio. En acontecimientos posteriores, sucedió el desafío de Josué con los israelitas respecto a su fe en el Señor (Josué 24: 14-15). Gran parte de estos eventos pasan en el Antiguo Testamento.

En el nuevo relato bíblico se menciona poco esta ciudad, pues, ya no quedaba mucho de ella en aquel entonces. De hecho, se cree que Sicar se encontró en el mismo lugar que Siquem, sin embargo, no hay registro geográfico o histórico que lo avale. En Hechos 7:16 se menciona en una anécdota o parábola que relata Esteban ante todos en el Sanedrín.

Subir