Siloh significado bíblico

siloh

Definición. El significado bíblico de Siloh o Siló, hace referencia a la expresión: Aquel de quien es, o quien pertenece. Término que se utiliza para referirse a Jesucristo. Pero también a una ciudad de Efraín.

¿Quién fue Siloh?

De acuerdo al registro bíblico, Jacob, bendijo a Judá y le dijo que el cetro no se apartaría de esa tribu. Tampoco el bastón de comandante hasta que llegara Siló. Y desde el reinado de David, el poder para gobernar y la soberanía real estuvo en la tribu de Judá. Debía continuar así hasta la venida de Siló.

Lo cual indica que el linaje finalizaría con él, quien llegaría a ser el heredero al trono de forma permanente. Y durante la época de Sedequías, Jehová Dios le anunció que el poder se le daría a uno con el derecho legar para gobernar. Aludiendo a Siló. Estas profecías indicaron con claridad que Jesucristo tenía que ser Siló.

Por ser el único descendiente de David. Además, el ángel le anunció a María que su hijo tendría el trono de David, su padre. También se dijo que su reinado perduraría. Inclusive, las perspectivas judías de la antigüedad, referían esas profecías al Mesías. Señalaban. Hasta que llegue el Mesías a quien pertenece el reino.

Siló, la ciudad

Territorio ubicado en Efraín. Colindando por el norte con Betel y al oriente con la calzada de Betel a Siquem. En la actualidad se relaciona esa zona con Khirbet Seilun por estar a unos 15 kilómetros de Betel. El lugar está rodeado de colinas y montañas más altas. En ese sitio se reunieron los israelitas, establecieron el tabernáculo y culminó la repartición de tierra.

En esa región se libró una lucha entre las tribus. Debido a que las que se encontraban en el Este del Jordán, levantaron altares a dioses falsos. Por ese motivo, las tribus restantes fueron a Siló para pelear con ellos.

Pero luego de aclarar que el altar era un monumento simbólico de fidelidad a Jehová, hubo paz entre todos. A esa expansión de tierra se llevó cautivas a 400 mujeres vírgenes de Jabes-Galaad y fueron entregadas a la tribu de Bejamin. También tomaron otras, por la fuerza, esposas de las hijas de Siló.

Durante la época del sacerdote Elí, el arca fue movida al campo de batalla. En aquel momento luchaban contra los filisteos. Estos se la llevaron y nunca regresó a ese sitio. Lo que evidenció que Jehová se había apartado de la ciudad de Siló.

Subir