Siclo significado bíblico

siclo

Definición. El significado bíblico de siclo, corresponde a una medida de peso. Siendo una mesura básica de peso hebrea. También, servía como unidad monetaria muy utilizada en tiempos bíblicos.

Descripción del siclo

Esta moneda se usó en el Oriente próximo y en Mesopotamia. En tiempos pasados, se empleaba el dinero en piezas de plata y el oro. Al realizar la transacción comercial, se comprobaba su peso para calcular su valía. Esto se debe a que las monedas de aquel tiempo no poseían una inscripción oficial sobre el valor designado.

Pero las más pequeñas tenían un valor muy conocido por la regularidad en que se empleaba. En varios pasajes se relaciona la plata con el oro. Este último se utilizaba con menos frecuencia. De acuerdo a las referencias, se dice que un siclo era igual a 20 guerás y su peso era de 11,4 gramos.

Si alguien tenía 50 siclos, esto equivalía a una mina. Por lo que se consideraba rico en sentido económico. En la actualidad, esa moneda de plata tiene el valor de 2,20 dólares. Mientras que la de oro, se calcula en 128, 45 dólares americanos. Su estimación se determinaba según la fecha de la moneda y la región donde se estaba usando.

Referencias del siclo en las escrituras

Una alusión es la que aparece en el libro de Éxodo. Allí se mencionan que los que hacían un voto a Dios, debían dar una ofrenda de cierta cantidad de siclo. El valor se establecía según el siclo oficial del lugar santo. Para evitar usar el estándar que se guardaba en el tabernáculo. De igual modo, el que caía en pecado.

Tenía que dar un carnero de su rebaño, y el valor sería con base en esta moneda. Por otro lado, la contribución que se daba a Jehová era de medio siclo. De allí que todo lo relacionado con las actividades del tabernáculo, se expresan en términos de la moneda. Asimismo, se utiliza la palabra en la ocasión cuando Abrahán compra un terreno en Macpelá.

El negocio lo realizó por 400 siclos de plata. En ese sitio sepultó a su esposa y más tarde a él también lo enterraron allí. El profeta Jeremías es otro que hace referencia a la moneda, cuando adquirió el campo de Anatót. El costo fue de 7 siclos y 10 piezas de plata. De acuerdo a algunos eruditos, esto bien puede ser 17 siclos de plata o de oro.

Subir