Safira significado bíblico

safira

Definición. El significado bíblico de Safira, procede de un vocablo arameo que quiere decir, hermosa. Fue la esposa de Ananías. Ella junto a su cónyuge participaron en una situación que dio como resultado la muerte de ambos.

¿Quién fue Safira?

La Biblia no describe a detalle sobre la vida personal de esta mujer. Solo se sabe que ella era una cristiana de la congregación del siglo I. Estuvo casada con un discípulo de nombre Ananías. Los dos al parecer tenían buena disposición de ayudar a los necesitados. Como a los que viajaron de lejos para escuchar las enseñanzas de Jesús.

Pero, en la Biblia se destaca que un mal ejemplo que debemos evitar. Sobre todo al decir siempre la verdad. Safira no fue verás en sus palabras y de paso, confabuló junto a su esposo. Decidió acompañarlo y apoyarlo en una mentira. Y Jehová detesta el engaño.

¿Qué ocurrió con Safira?

Las escrituras narran que esta mujer y su esposo, servían a Jehová. Deseaban apoyar a los hermanos y a las personas que fueron a Jerusalén a ver al hijo de Dios. Todos los discípulos donaron dinero y demás bienes con la finalidad de proveer de lo necesario a esas personas que se habían quedado sin nada.

Pero su necesidad espiritual, les impulsó a acampar en ese lugar para continuar beneficiándose de las palabras del gran maestro. Safira quiso ayudar, pero sus motivos no fueron los correctos. Ella y su esposo, deciden vender una propiedad, un terreno y había acordado dar todo el dinero de la venta como contribución.

Actuando con hipocresía, confabuló con su cónyuge para quedarse con parte del fondo y el resto lo llevaron a los apóstoles. Con esta acción dieron a entender que eran más generosos en comparación con los demás discípulos. Lo que hizo, estuvo muy mal, no por el hecho de haberse quedado con algo del dinero.

Si no porque la estrategia astuta y desagradable de ganarse el favor de los hombres. Y no glorificar a Dios y que su aporte monetario diese como resultado la ayuda material para el bienestar de la congregación. El apóstol Pedro, guiado por el espíritu santo, descubrió tal engaño. Por lo que le pregunta al esposo de ella, sobre su actitud.

Ambos trataron de ocultar la verdad y quisieron burlar el espíritu de Dios. Tuvo la oportunidad de ser honesta cuando Pedro le pregunta en cuanto habían vendido ese terreno. En lugar de ser sincera, siguió con la mentira. Como consecuencia, ambos murieron.

Subir