Primogenitura significado bíblico

primogenitura

Definición. El significado bíblico de primogenitura procede de un vocablo hebreo: bekjo·ráh. La traducción alude al derecho que tiene por naturaleza el primer hijo de una persona. La frase proviene de la raíz, primogénito.

Referencias del término primogenitura

La expresión se refiere al derecho que tiene el primer hijo de la familia. Por haber nacido de primero, se convierte en el cabeza del grupo, luego de la muerte del padre. Este derecho le proporcionaba autoridad sobre el resto de los integrantes del hogar. Esto implicaba la obligación de cuidar a cada uno.

La primogenitura, otorgaba el deber de heredar el puesto ocupado por el jefe de la casa. Este representaba a la familia en cualquier ámbito que requiera una figura de autoridad. También heredaba los bines materiales y monetario que poseen.

En la época de los patriarcas, además de asumir responsabilidades como cabeza de la familia, se le otorgaba una bendición especial. Adquiría las dos partes de los bienes de su papá. En comparación con sus hermanos, este recibía el doble de la herencia. Hoy día, en un hogar con varios descendientes, esta se reparte en cantidades iguales.

No se le concede ese derecho, a menos que sea el primero y único hijo varón. Por su parte, en los hogares cristianos el hijo varón pasa a ser el cabeza de la familia, al fallecer su padre. Pero deja de cumplir con esa obligación cuando este contrae matrimonio y forma su propio hogar.

¿Qué dice la Biblia sobre la primogenitura?

En las escrituras se relatan situaciones de familias con hijuelos a quien se le otorgó el derecho de la primogenitura. Tal como en el caso de los descendientes de Jacob. Y en el de José, cuyos hijos recibieron la bendición de sus padres y abuelos. En el periodo patriarcal, estos asumían un importante porque representaban a su casa ante Jehová.

En esa misma época, se permitía la transferencia de ese derecho legal. Así sucedió con Rubén, debido a que cometió inmoralidad con la concubina de su padre, perdió ese privilegio de primogenitura. También se podía vender a otro.

A este respecto, Esaú negoció su deber de hijo mayor con su hermano Jacob. La ofreció por un poco de guisado rojo, lo cual representó un desprecio. En los días de los reyes la responsabilidad de primogénito conllevaba a asumir el trono como rey de una ciudad. Jesús, el primogénito de la creación, es el heredero de todo.

Subir