Dádiva significado bíblico

dadiva

Definición. El significado bíblico de  Dádiva es regalo u ofrenda. En el Israel antiguo, se tenía la costumbre de dar a otros obsequios con muchos fines. Sin importar el objetivo, lo que se quería era agradar a quien lo recibiera y ser una causa de regocijo. Estos regalos se entregaban por individuos o por Jehová Dios.

¿A quién se les dio Dádivas?

El patriarca Abraham fue el responsable de dar regalos a otras personas en muchas ocasiones. Una de estas, fue cuando Dios escogió como esposa a Rebeca para su hijo Isaac. Su siervo era quien debía darle a su mujer una nariguera y unos brazaletes de oro muy valiosos. Luego, cuando Labán y Betuel dieron su aprobación para la boda, les dio objetos de plata y oro a Rebeca y a sus padres.

En otra ocasión, cuando ya estaba más envejecido, le dio a su primogénito Isaac toda la herencia. Sin embargo, no fue injusto con los hijos de sus concubinas. A estos también les dio obsequios muy preciados de oro y plata.

En esos tiempos, era común que se hiciera un presente a quien había sufrido un problema. Job, uno de los hombres más importantes de su época, pasó por la terrible experiencia de perder todo. Sus hijos y su ganado murieron con pocos días de diferencia. No obstante, Dios hizo que muchas personas fueran a consolarlo y le llevaron varios artículos importantes.

¿Qué otro tipo de Dádivas existían?

Algunos acostumbraban a dar una Dádiva con el fin de recibir algo a cambio. Uno de estos fue Jacob, el nieto de Abraham. Cuando tuvo que regresar a su tierra con su familia y su ganado, su hermano Esaú venía a su encuentro. Este venía molesto porque pensaba que le habían robado la primogenitura.

Jacob, para evitar una desgracia, le envió adelante muchas cabezas de ganado. Con esto, quería conseguir la ayuda a los ojos de Esaú. La costumbre de ese momento era que si se rechazaba la Dádiva, no se le otorgaba el favor a quien lo daba. La persistencia de Jacob para que su hermano lo aceptará, tuvo frutos positivos al aplacar el corazón del otro.

Un regalo común era el que se les daba a los reyes y profetas como ofrendas cuando se les visitaba. Uno de los gobernantes que recibió muchas Dádivas fue Salomón, a este lo visitaron extranjeros que venían con las manos llenas de presentes. Por otro lado, los astrólogos que buscaban al niño rey de los judíos, le llevaron oro, olíbano y mirra para honrarlo.

Subir